martes, 8 de junio de 2010

Un inversor noruego se retira porque es "ilegal" comprar fosfatos saharauis


PUBLICO
TRINIDAD DEIROS
MADRID 07/06/2010

Un inversor noruego, KLP, ha excluido de su cartera de inversiones a las compañías estadounidenses FMC Corporation y PCS, debido a que compran fosfatos en el Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí.

De acuerdo con la doctrina de la ONU, esta actividad sólo sería legal si la población autóctona se beneficiara de ello y además diera su consentimiento explícito. Las autoridades marroquíes, que carecen de título legal alguno sobre la ex colonia española, nunca han ofrecido pruebas de que estas condiciones se cumplan.

"La explotación de los recursos naturales de zonas ocupadas y especialmente del Sáhara Occidental fue declarada ilegal por el [ex] subsecretario general para Asuntos Legales de la ONU [Hans Corell] en 2002", explicó Jeanett Bergan, directora de inversiones responsables de KLP, en un comunicado en el que la empresa anunciaba su decisión.

Un dictamen de la ONU condena la explotación de los recursos saharauis
KLP es un inversor "de primer orden", que gestiona fondos de pensiones de 333 ayuntamientos noruegos y 2.300 compañías, entre las que se encuentran 35 empresas estatales, explica Javier García Lachica, de la sección española del Observatorio de los Recursos Naturales en el Sáhara Occidental (WSRW, en sus siglas en inglés).

La filial española de FMC
Según WSRW, una de las compañías que este inversor ha puesto en su lista negra, FMC, adquiere los fosfatos del Sáhara a través de la fábrica que su filial española, FMC Foret, posee en Huelva. La filial, a su vez, compra esta materia prima, que se utiliza para hacer fertilizantes, a una empresa estatal marroquí, la Oficina Jerifiana de Fosfatos (OCF), por lo que "los beneficios de este recurso natural van a parar a manos marroquíes", explica García Lachica.

"La retirada del inversor noruego de estas empresas demuestra que explotar ilegalmente los recursos naturales del Sáhara sale muy caro", asegura este activista: "En WSRW, esperamos que empresas españolas como FMC Foret y Rianxeira salgan del Sáhara Occidental".