sábado, 7 de noviembre de 2009

"Hizbullah es el mejor sistema de defensa que tiene Líbano"

Entrevista con Georges Corm, economista e historiador libanés
07-11-2009
Lucas Marco
Gara

El ex ministro de Finanzas libanés Georges Corm (1940) es economista e historiador. Lúcido y de buen humor, responde a las preguntas de GARA sobre el panorama político libanés, destacando el nefasto papel que desempeña el clan de los Hariri, encabezados ahora por Saad, quien tiene el encargo de formar Gobierno, la pujanza de Hizbullah y la necesidad de reformar el sistema político vigente.

Líbano se encuentra todavía sin Gobierno, puesto que Saad Hariri no ha sido capaz de formar una coalición con el apoyo suficiente tras las elecciones de junio, pese a la necesidad de reformas que necesita esta país árabe.

¿Qué causas paralizan la formación de un nuevo Gobierno de unidad nacional?

Las causas son esencialmente las mismas que tenemos desde hace tres o cuatro años, incluso desde las elecciones de 2005, es decir una coalición de partidos pilotada por la familia Hariri esencialmente, llamada Coalición del 14 de Marzo, que quiere continuar ejerciendo el monopolio del poder en Líbano que la familia Hariri tiene desde 1992, de manera exclusiva. Hay pues una resistencia muy fuerte a la idea de un Gobierno de unión nacional. Los partidos de oposición, que han tenido la mayoría de los votos pero no la mayoría de los escaños, sería un socio igualitario con la coalición del 14 de Marzo. Hay pues una batalla interna muy fuerte porque este país está gobernado de manera muy dictatorial por la familia Hariri y por Arabia Saudí por detrás, desde 1992.

¿Cuál es el balance del ciclo político de hegemonía de la familia Hariri?

Es un balance totalmente catastrófico. Este país que ha salido de la guerra con su sistema bancario intacto, sus reservas de oro, con una destrucción de 3.000 a 4.000 millones de dólares [de 2.000 a 2.700 millones de euros] en infraestructuras, endeudándose a la altura de 50.000 millones de dólares [33.880 millones de euros] y sus ciudadanos no tienen todavía hoy electricidad y agua corriente, cuando hay agua corriente no se puede beber, el sistema de transportes es terrible, y en el plano medioambiental los gobiernos sucesivos de Hariri han dejado que la situación se degradara a niveles nunca vistos; no hay tratamiento de los desechos. El balance es totalmente catastrófico pero siempre ha sido tolerado por todos los organismos internacionales, por la UE, por razones puramente políticas ya que la familia Hariri es un pilar de la influencia de los países occidentales en Líbano. La táctica de la familia Hariri ha sido atiborrar a la burguesía cristiana bancaria y financiera con especulaciones diversas en bancos del tesoro y otros. Pero ha operado sobre todo en la comunidad sunní con una red de ONG masivas que son activas antes de las elecciones, además de la Fundación Hariri. Pero todas las decisiones políticas son tomadas por un desplazamiento rápido de Hariri padre o Hariri hijo que van a Arabía Saudí y vuelven habiendo tomado las instrucciones.

Un partido, una plataforma mediática, una empresa gigante... ¿Es Hariri el Berlusconi libanés?

Sí, pero con la diferencia de que Italia tiene una economía 40 veces más grande que la de Líbano, y puede soportar el fenómeno Berlusconi. En Líbano la familia Hariri es la más grande empleadora en el sector privado, domina ampliamente la información, se ha apropiado de manera anticonstitucional y contra todo principio de los derechos humanos, del centro histórico de la capital para su beneficio personal y para el de sus patrocinadores saudíes. Ha dinamitado 600 inmuebles históricos, ha cometido un genocidio arquitectónico pero, como siempre, aprobado por la comunidad internacional de naciones democráticas por las misma razones que evocaba antes. Un hombre, sus hijos, sus consejeros, algunos ocultos, algunos en los medios, es una gran máquina con prolongaciones internacionales masivas. No podría ser tan potente sin los apoyos de la Francia de Chirac...

Y de Arabia Saudí, una monarquía semifeudal...

Arabía Saudí es percibida en Occidente como una potencia amiga y aliada de EEUU; a excepción de algunos meses después del 11-S cuando Arabía Saudí fue denunciada, junto a Pakistán, por ser la cuna donde todos los taqfiristas radicales se formaban y eran exportados. Se paró enseguida y estamos aún con la ficción de una Arabía Saudí aliada de EEUU, lo cual es cierto en el plano geopolítico.

Usted se ha mostrado muy crítico con el sistema de la democracia confesional. ¿Cómo evolucionar hacia una democracia no confesional? ¿Qué mecanismos propone?

Hace falta salir del sistema comunitario. He apoyado y explicado en muchos escritos la importancia del documento de entendimiento nacional entre el partido del General Aoun y Hizbullah [firmado en 2006] que explícitamente afirma querer una democracia consensual, es decir hacer funcionar el comunitarismo de manera consensual. En la medida en que la demanda de Hizbullah en el pasado, y de muchos partidos que se reclamaban del Islam, era que querían una democracia mayoritaria minorizando a los cristianos, apoyé este documento. Actualmente son los partidos de la Coalición del 14 de Marzo los que no quieren aplicar una verdadera democracia consensual. La democracia consensual es algo a impulsar y se corresponde, de hecho, al espíritu de Taef. Ahora hay esfuerzos permanentes y constantes para favorecer la toma de conciencia de los vicios del sistema comunitario sobre todo cuando se aplica de esta manera un poco monstruosa. Es una máquina infernal, contraria al espíritu de la democracia consensual, que hay que parar. Hay acciones para reclamar el matrimonio civil, para suprimir en los registros de Estado civil la confesión de los ciudadanos. Las fuerzas laicas son muy activas en Líbano pero, evidentemente, no son portada.

¿Qué lectura hace del pacto entre la Corriente Patriótica Libre del general Michel Aoun y Hizbullah en 2006?

Ese acuerdo ha evitado que volvamos a la guerra civil, ha sido extremadamente positivo. Es cierto que la comunidad maronita está partida en dos, porque están todos los que han entrado en la órbita del poder de Hariri y de Arabia Saudí. El apoyo popular que tiene el general Aoun es extremadamente fuerte, incluso si en los medios intentan desacreditarlo. El problema es que el patriarca maronita hace política activa cotidianamente al lado del 14 de Marzo y de Arabia Saudí que está islamizando el país sin que se den cuenta. No es nuevo porque la elección del presidente Bashir Gemayel en 1982 fue totalmente apoyada por Arabia Saudí.

¿Qué impacto ha tenido este pacto en el panorama político y comunitario libanés?

Creo que lo que hizo el general Aoun contribuyó en proporcionar un apoyo público en las otras comunidades. El desacuerdo es totalmente transcomunitario hoy en día: los que apoyan a Hizbullah son de todas las comunidades y los que están en contra de Hizbullah son de todas las comunidades. Aquí el análisis comunitario no funciona, sólo por el hecho de una fuerte polarización sunní muy artificial, que hace también que las personalidades sunníes que apoyan a Hizbullah sean completamente marginadas en la vida política.

En Europa y Estados Unidos se percibe a Hizbullah como un grupo fundamentalista y «terrorista» estrechamente ligado a Irán. ¿Es correcta esta imagen?

Es una visión muy reduccionista. Evidentemente, la ideología de Hizbullah se basa en la wilâyat al-faqîh en Irán, es el discurso del líder de Hizbullah. Esto no quiere decir que no sea un partido auténticamente libanés. Para explicárselo a los europeos siempre les digo que los comunistas italianos, franceses o españoles eran también buenos ciudadanos. No porque se tenga simpatía por la ideología de un Estado que ha sido revolucionario se es un mal ciudadano. En el caso de Francia o Italia la resistencia contra el nazismo fue masivamente comunista. Hizbullah debe estar integrado en el juego político local y además un día u otro el régimen iraní cambiará. De hecho ya hay bastante polémica con la ideología de la wilâyat al-faqîh que es, de hecho, contestada en la comunidad chií. La intromisión de Irán en Líbano a través de Hizbullah es un delirio, está totalmente excluida. Irán está a 3.000 kilómetros. Y aunque tuviera veleidades, el primer país que se lo impediría es Siria.

¿Cree posible la integración de la rama armada de Hizbullah en el Ejército libanés?

Tenemos el mejor sistema de defensa posible, un verdadero ejército de partisanos que son los hijos del sur de Líbano, conocen cada pueblo, cada piedra, cada sitio... La idea de una integración no tiene sentido mientras continúe el peligro israelí masivo. Tienen un arsenal de armas muy eficaz que impidió a los israelíes volver a ocupar Líbano. Hoy en día es un sistema de defensa que no cuesta nada al Estado libanés, superendeudado y al cual, además, ningún Estado prestaría medios de defensa antiaérea eficaces, que es todo el problema desde hace 40 ó 50 años. Todo el mundo olvida que los bombardeos israelíes comenzaron en 1968 y fueron más largos que los bombardeos franceses y americanos sobre Vietnam. Los bombardeos no cesaron hasta el año 2000 con la evacuación, la retirada forzada, gracias a Hizbullah. Ahora continuamos teniendo los vuelos cotidianos [de aviones militares israelíes en el espacio aéreo libanés] que son una infracción a la resolución 1.701. Además de ocupaciones de territorio que no son tan marginales, son reservas de agua extremadamente importantes.
«Los Hariri han sustituido al Estado»

¿Existe una memoria histórica colectiva en Líbano respecto a la guerra civil?

Hay una asociación de padres de desaparecidos que ha hecho un buen trabajo y que apoyé considerablemente como ministro. Personalmente continúo reclamando que se erijan monumentos en todos los pueblos a todos los desaparecidos o todos los que murieron por francotiradores. Evidentemente, la clase política actual está totalmente en contra. Además, en el caso de los desaparecidos haría falta un acto solemne para concluir el duelo de las familias. Nuestro Gobierno hizo una comisión de militares, jueces y funcionarios del Ministerio del Interior con todas las listas de desaparecidos para concluir una investigación. Pero los gobiernos de Hariri que volvieron tras el Gobierno de El-Hoss no han continuado esta tarea.

¿Sigue presente la tradición de los clanes familiares que lideraban la violencia de las milicias?

Quedan los clanes de los Gemayel y los Geagea que están apoyados por Occidente y que dan a la política cristiana ese aspecto de clan familiar, mientras que el general Michel Aoun es de clase media. En el plano chií, Hizbullah ha hecho retroceder la influencia de las grandes familias chiíes. Berry [líder de Amal] representa otro polo de la comunidad pero relativamente marginal en relación a Hizbullah. En la comunidad sunní está clara la polarización en torno a Hariri.

¿Ha reemplazado Hizbullah al Estado libanés, como suele denunciar el 14 de Marzo?

¡Los que verdaderamente han reemplazado al Estado libanés son los Hariri! Se puede calificar a Hizbullah de pequeño Estado al lado del Estado, pero no como un Estado en el Estado. No hay altos funcionarios de Hizbullah, la Administración libanesa no está trufada de personas que pertenecen a Hizbullah, mientras que el Estado libanés está repleta de personas que tienen salarios ocultos que vienen de Hariri u otros.

http://www.gara.net/paperezkoa/20091107/165403/es/Hizbullah-es-mejor-sistema--defensa-que-tiene-Libano.

Leer más...

Marta Harnecker: “Los docentes tienen que ser educadores populares”

inSurGente/ Aporrea (Ana Cristina Chávez).-

“Se está construyendo una universidad inserta en el pueblo; todo el sistema educacional tiene que estar relacionado con lo que Paulo Freire planteó; los docentes tienen que ser educadores populares, tienen que estar insertos en las realidades y las fuentes de la discusión y del aprendizaje deben partir de la realidad, no quiere decir que los libros no sean importantes ni la ciencia, pero tiene que haber una relación de respuesta al territorio, a la tradición, es decir, aterrizada”, afirmó Marta Harnecker, durante la conferencia denominada “De los Consejos Comunales a las Comunas”, dictada en la ciudad de Coro el pasado 2 de noviembre.
(En la fotografía, Marta Harnecker)


La investigadora de las Ciencias Sociales de origen chileno, disertó sobre la concepción del Socialismo del siglo XXI y el importante papel que tienen los Consejos Comunales en la construcción de este sistema social, político y económico, del cual no puede escapar la función de los docentes en todos sus niveles.
En tal sentido, aclaró que el término Socialismo del Siglo XXI fue usado por primera vez en el año 2000 por el sociólogo chileno Tomás Morian, quien le agregó el vocablo “la V vía”, para darle el carácter democrático y diferenciarlo de los errores del socialismo del siglo XX establecido en la extinta Unión Soviética.
“Socialismo y democracia no son dos cosas separadas. Los hombres y las mujeres son las que construyen el socialismo, pues no se puede decretar desde arriba”, acotó la ponente.
Citó al presidente Hugo Chávez, quien expresó que el socialismo debe estar adoptado a cada realidad nacional, y que no puede haber socialismo sin una ética respectiva, caracterizada por el amor, la igualdad y la búsqueda de la felicidad de todos y todas.
Según Harnecker, el Socialismo no es colectivismo que no respeta las diferencias, ni es uniformarse. La izquierda no quiere un socialismo estatista, en el que se formen empresas con visión capitalista; no desea el totalitarismo, la planificación central burocrática, la mecanización o dictadura de la empresa, el dogmatismo, el ateísmo, ni el partido único.
“La base del socialismo es que el ser humano es eminentemente social, la vida del hombre es comprensible a través del contacto con otros seres. Queremos el pleno desarrollo de la persona humana mediante la transformación de la realidad, de las circunstancias”, aseguró.
Por otra parte, la eficiencia económica no se mide por productividad donde se debe producir más en menos tiempo y el trabajador es alienado, en socialismo debe tomarse en cuenta la naturaleza, y promover el desarrollo humano propiciando el crecimiento y la toma de decisiones de las personas, no reducir a seis horas la jornada de trabajo, sino incluir entre las ocho, dos horas de formación y capacitación, para tener la posibilidad de ejercer la dirección de la empresa”.

Igualmente señaló: “Para mí el socialismo no es posible sin protagonismo popular; por eso Alfredo Maneiro decía que no se trata de darle contenido social a la democracia burguesa, sino transformar la democracia y convertir a los ciudadanos en entes que toman decisiones… Democracia es igual a pluralismo, socialismo es sociedad de trabajadores, donde se respetan las ideas, los valores, la posición de las personas”.

Al respecto, la investigadora chilena considera que puede haber control popular si hay transparencia y descentralización. “Es fundamental entender bien la descentralización fomentando la toma de decisiones al descentralizar competencias; esto fortalece al estado nacional cuando cada comunidad tiene la posibilidad de resolver los problemas más sentidos por la gente”.

Sin embargo –añadió- para fomentar la participación también se debe garantizar espacios para la participación, de allí la importancia de los Consejos Comunales, las mesas de trabajo como las mesas técnicas de agua o de electricidad, ya que el socialismo requiere de un sistema político, integral de delegación de vocería.

Harnercker manifestó que Venezuela es un país con cultura consumista, capitalista, y sobre todo rentista, por lo que el socialismo sólo puede darse con un profundo proceso de transformación cultural, porque “estamos construyendo un socialismo sin socialistas”.

“Estamos trabajando con una maquinaria estatal heredada, se puede estatizar empresas estratégicas, crear nuevas instituciones paralelas a la estructura heredada, por ejemplo las misiones; cambiar las reglas del juego al modificar leyes; desde el gobierno se puede impulsar la creación de un nuevo gobierno abajo que vaya creando un nuevo sistema político”, concluyó.

Leer más...

«El huevo de la serpiente»


Sobre los incidentes de Al-Aqsa el 4 de octubre de 2009

No está lejos el día en el que, por simple cálculo demográfico, [los israelíes] ultraortodoxos y nacionalistas estén en condiciones de dirigir un país que posee armamento nuclear

Lunes 5 de octubre de 2009

El pasado domingo, 4 de octubre de 2009, se registraron nuevos enfrentamientos entre palestinos y policías israelíes en las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas de Al-Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Los agentes israelíes cerraron los accesos a los santuarios musulmanes y detuvieron a varias personas, entre ellas a Hatim Abdul Quader, ex ministro de la Autoridad Nacional Palestina para Asuntos de Jerusalén, y a Sheik Kamel Khatib, líder del Movimiento Islámico.

Según la agencia de noticias palestina Maan, los incidentes comenzaron cuando un grupo de judíos ultraortodoxos se concentró en una de las puertas de acceso a la Explanada con la intención de entrar en el recinto. Estos sucesos se producen justo una semana después de otro intento ultraortodoxo de penetrar en este lugar santo del Islam (aunque el Gobierno de Israel intoxicó inicialmente la información afirmando que se trataba de turistas), que se saldó con más de 30 heridos.

La Explanada de las Mezquitas –Haram al-Sharif o Noble Santuario para los musulmanes- es uno de los puntos calientes de la ocupación de Palestina. La zona es escenario de frecuentes estallidos de violencia. El más importante fue la Segunda Intifada o Intifada de Al-Aqsa, tras la provocadora visita realizada en septiembre de 2000 por Ariel Sharon. Pero no hay que olvidar los 18 muertos palestinos en 1990 tras otra escaramuza ortodoxa o los altercados de febrero de 2007 por unas excavaciones arqueológicas del Gobierno de Israel. Esta violencia reiterada demuestra la gravedad de la ocupación ilegal de Jerusalén Este, sector en el que se encuentra la Ciudad Vieja y que pertenece en su totalidad a Palestina según las resoluciones de las Naciones Unidas. A pesar de ello, Israel ha asentado allí a más de 200.000 judíos y ha declarado a la ciudad su capital “eterna e indivisible”.

Pero sobre todo, la violencia en torno a la Explanada de las Mezquitas pone de manifiesto la situación esquizofrénica de un Israel que trata de conjugar una supuesta vocación democrática con la existencia de una comunidad ultraortodoxa nacionalista y religiosa que ya supone el 15% de la población. De hecho, la chispa de la mayoría de incidentes en Al-Aqsa ha sido encendida por grupos de este tipo.

Los causantes de los últimos choques –la secta radical Los Fieles del Templo- son un buen ejemplo de cómo operan estos grupos, de la condescendencia hacia ellos –cuando no abierta complicidad- del Gobierno de Israel y de su creciente peso en la sociedad judía.

El objetivo de los Fieles del Templo es destruir el complejo de la Explanada de las Mezquitas para edificar sobre sus ruinas el Tercer Templo de Jerusalén. Los santuarios musulmanes –la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa- fueron levantados en el siglo VII sobre los restos del Segundo Templo de Jerusalén, arrasado por los romanos tras la revuelta judía del siglo I. De hecho, el Muro de las Lamentaciones, único vestigio del desaparecido Templo, es ahora un contrafuerte de la Explanada.

Se equivoca quien piense que esta secta es un grupo de iluminados fácilmente controlables a los que no hay que prestar demasiada atención. Como señala Rafael Dezcallar, miembro de la Embajada de España en Israel entre 1989 y 1992, “el fanatismo judío no es diferente de otros fanatismos, pero es inquietante esta tendencia suya a aliarse con la tecnología más avanzada”. El propio Dezcallar explica en su imprescindible Tierra de Israel, Tierra Palestina. Viajes entre el desierto y el mar (Alianza Ensayo, 2003) que en sus intentos de volar las mezquitas, los Fieles del Templo han levantado planes topográficos y han fotografiado el lugar con rayos X desde helicópteros para localizar el mejor punto donde colocar los explosivos. Asimismo, como la ley judía impone que se debe sacrificar un buey rojo para consagrar y purificar un eventual nuevo Templo de Jerusalén, la secta tiene un registro informático de todos los animales de estas características que existen en el mundo a fin de poder disponer de uno de ellos en cuanto puedan por fin construir el Tercer Templo.

Las acciones cada vez más osadas de los Fieles del Templo constatan la derechización de la sociedad israelí, donde ganan terreno los movimientos fundamentalistas de corte religioso y nacionalista (la otra cara de esta misma moneda son los movimientos extremistas de origen ruso, liderados por el ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, y su partido nacionalista radical y xenófobo –aunque laico- Ysrael Beytenu o “Israel Nuestra Casa”). Frente a ellos, el sector progresista está en retirada, arrinconado y en constante disminución. “La izquierda cada vez es más débil”, afirma Zahi Nasser, reverendo jefe de la Iglesia Anglicana en Israel y de etnia árabe, en una entrevista con este periodista mantenida en su despacho de la Iglesia de Cristo en Nazaret en julio de 2009. “Hace unos años podía haber motivos para el optimismo, pero ahora no veo solución. Hablo con amigos judíos de izquierda, instruidos, con una sólida educación, y ni siquiera estaban de acuerdo con lo que estaba haciendo Isaac Rabín [en referencia a los Acuerdos de Oslo]”.

Efectivamente, los compromisos entre palestinos e israelíes alcanzados en la capital noruega y el asesinato del primer ministro Rabín en 1995 supusieron el abandono por parte de los israelíes progresistas y moderados del objetivo de la paz y el auge de la derecha fundamentalista religiosa y/o nacionalista. Israel se sumergió de nuevo en su síndrome de seguridad/inseguridad (Síndrome de Masada, como lo califica el ex primer ministro de Asuntos Exteriores, el laborista Shlomo Ben Ami, en referencia a la fortaleza judía asediada por los romanos en el siglo I). El país se abrazó a halcones como Ariel Sharon, Benjamín Netanyahu, Ehud Olmert, Avigdor Lieberman o Tzipi Livni, mientras que laboristas como Simón Peres o Ehud Barak no dudaban en sumarse a la tendencia derechista. Incluso intelectuales progresistas como Amos Oz o Abraham Yehoshua, fundadores del movimiento Paz Ahora, defendieron la masacre contra Gaza.

Israel está ahora mismo más a la defensiva que nunca y entregado a los movimientos nacionalistas y religiosos. El proceso de paz está dinamitado, Gaza convertida en una cárcel a cielo abierto, los palestinos de Cisjordania confinados en ocho grandes ciudades-gueto y su territorio comido a dentelladas por los asentamientos y el muro (los colonos israelíes ya superan el medio millón), cerca de cinco millones de palestinos refugiados y/o exiliados en una situación cronificada y millón y medio de árabes israelíes que sufren una discriminación jurídica y fáctica…

El actual Gobierno de Israel oscila entre el nacionalismo de Lieberman y su objetivo declarado de expulsar a los árabes y los partidos ultraortodoxos religiosos que se han hecho, entre otros, con el Ministerio de la Vivienda, fundamental para la política de asentamientos. Los militantes religiosos cada vez son más numerosos, visibles y activos. Jerusalén, la ciudad santa, ya está prácticamente en sus manos. Los siguientes objetivos son las modernas y laicas Tel Aviv o Haifa, donde apenas había algunos reductos hace unas décadas. Ahora es habitual encontrárselos en el paseo marítimo de Tel Aviv, con sus gruesas levitas de paño y sombreros de fieltro contrastando intensamente con los jóvenes surfistas bronceados por el sol o las chicas sentadas en las terrazas y vestidas a la última moda.

Los privilegios dudosamente democráticos que los ultraortodoxos han obtenido a lo largo de los años demuestran su poder: beneficios fiscales, exención del servicio militar (obligatorio en Israel tanto para hombres, tres años, como para mujeres, dos años), control de sus barrios en los que la policía apenas se atreve a entrar, administración de los lugares religiosos de propiedad pública, permiso para llevar armas y ejercer funciones de vigilancia y seguridad (especialmente en los asentamientos en Palestina), paralización de los servicios en Sabbath…

La situación de las mujeres ultraortodoxas es especialmente grave, sobre todo para un país que presume de ser la única democracia en la zona. Cargadas de hijos, caminan siempre unos pasos más atrás que sus maridos, cubiertas hasta los tobillos y las muñecas a pesar del calor pegajoso de Oriente Próximo. Su religión las obliga a afeitarse la cabeza una vez casadas y se cubren con pañuelos o con unas estrambóticas pelucas que uniforman sus rostros. Sólo en la cercanía se da uno cuenta de que la gran mayoría es extremadamente joven, a pesar de la gran cantidad de hijos que acarrean. Surge la sospecha, cuando no la certidumbre, de que los matrimonios con menores de edad y concertados a través de casamenteras son algo habitual. Pero ningún Gobierno se ha atrevido a realizar una investigación. Tampoco sobre la existencia de malos tratos físicos o psicológicos. Es más, se permite que los hijos de los ultraortodoxos sean educados en las yeshivas o escuelas talmúdicas, fuera del sistema público de enseñanza y sin ningún control estatal. Muy a menudo la única enseñanza que reciben es la Torah. Esto ocurre en pleno corazón de Israel. El país clama contra el fundamentalismo integrista de Hamás mientras que en el centro de Jerusalén las mujeres ultraortodoxas se ven obligadas a sentarse en la parte posterior de autobuses segregados –hombres adelante, mujeres atrás. Por cierto, líneas de autobuses públicos, financiados con dinero estatal procedentes de los impuestos de todos los israelíes.

El futuro es sombrío. Las perspectivas demográficas favorecen a los ultraortodoxos, con familias de ocho, nueve y diez hijos. También a los nacionalistas de origen rusos: decenas de miles recalan en el país cada año. Los partidos que hasta el momento son mayoritarios –Likud, laboristas, Kadima- prefieren plegarse a sus condiciones antes que hacerles frente. La izquierda continúa su proceso de autodisolución en el magma derechista. Y no está lejos el día en el que, por simple cálculo demográfico, ultraortodoxos y nacionalistas estén en condiciones de dirigir un país que posee armamento nuclear. Los palestinos, con la clarividencia de más de 60 años de sometimiento y ocupación, son conscientes de ello. Los israelíes parecen no darse cuenta. Creen que el huevo de la serpiente que puede acabar con Israel se incuba al otro lado del muro. Tal vez se equivocan.

Alejandro Fierro, periodista y miembro de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid
alefierro2@hotmail.com

Leer más...

En las cárceles han aumentado los ataques contra los familiares de los presos vascos

Etxerat quiere denunciar con firmeza los últimos ataques contra los derechos de los familiares, amigos y amigas de los presos políticos vascos.
Etxerat Para Kaos en la Red 7-11-2009
Etxerat quiere denunciar con firmeza los últimos ataques contra los derechos de los familiares, amigos y amigas de los presos políticos vascos. En apenas dos semanas, las prisiones españolas de Badajoz, Foncalent, Albacete y Alcalá Meco han sido testigo de los intentos de cacheo y humillación de allegados.

En la prisión extremeña, policías españoles y carceleros trataron de cachear a las personas que iba a visitar a los presos políticos vascos allí encarcelados. Como consecuencia de ello, muchos se quedaron sin visita. El pasado fin de semana, en Foncalent, intentaron cachear a los progenitores del preso Endika Abad. Tres cuartos de lo mismo sucedió con la pareja del arrasatearra Txus Goikoetxea en Alicante. El último capítulo lo hemos vivido en Alcalá Meco donde familiares del oreretarra Josu Arruabarrena y del navarro Sergio Boado fueron cacheados antes de entrar a la visita.

Buscan incrementar la presión contra los y las prisioneras políticas vascas. Al parecer no tienen suficiente con una criminal política penitenciaria que utiliza la dispersión, la Cadena Perpetua, la Pena de Muerte, el aislamiento, la soledad, los golpes, las humillaciones o la violación constante de la correspondencia... Ahora, además, pretenden también agredir y humillar a sus allegados. Desde Etxerat, creemos que la mejor manera de poner fin a estas situaciones es aunar el compromiso de los agentes sociales, políticos, sindicales y de infinidad de personas a título individual arrastre y haga desaparecer la conculcación de derechos constante que sufren los y las presas políticas vascas.



Sucesos en prisión, familiares sin visita y una detención

Familiares que contaban con tres vis a vis hoy en la prisión española de Huelva se han quedado sin visita. En virtud de una circular llegada desde Madrid, los han querido cachear y tras negarse se han quedado sin vis a vis y sin visita normal. Los familiares, amigos y amigas que contaban tan sólo con la visita normal han podido entrar a los locutorios, pero tras contar a los presos lo sucedido, estos han optado por poner fin a la visita y salir de los locutorios.

En Curtis, por su parte, los familiares de Zigor Blanco e Iñaki Peña también se han quedado sin vis a vis por la misma razón. El padre de Peña ha conseguido entrar a una sala de visitas, pero una vez allí el responsable del servicio ha llamado a la Guardia Civil y el padre de Peña ha sido detenido “por desobediencia a la autoridad” y “negarse a un cacheo”. En estos momentos, se encuentra a espera de pasar a disposición judicial. El resto de familiares, amigos y amigas han podido realizar la visita con normalidad.

En Herrera de la Mancha, los familiares que contaba con vis a vis familiar tampoco han podido realizar su visita por el mismo motivo. Idéntica razón ha sucedido en Almería donde cuatro familiares, amigos y amigas han perdido la visita. En Villena (Alicante) otra persona se ha quedado también sin vis.

Etxerat quiere denunciar con dureza todos estos acontecimientos. Estamos asistiendo a un nuevo endurecimiento de la criminal política penitenciaria vigente. Ahora, somos los familiares, amigos y amigas los que estamos en el punto de mira. Los ataques contra nosotros y nosotras van en aumento: Amenazas, insultos, golpes, la polémica en torno a las fotografías o lo sucedido durante los últimos días en Badajoz, Albacete, Foncalent, Alcalá Meco, Curtis, Almería, Villena, Herrera o Huelva.

Golpeando a los familiares y castigando a la solidaridad, su objetivo es destruir a los presos y presas políticas vascas. La situación se está tornando muy grave. Arremetiendo contra su entorno afectivo y social, no buscan otra cosa que hacer aún más difícil la situación de presos y presas. Pero, desde Etxerat tenemos que subrayar que no vamos a abandonar nunca a nuestros familiares, amigos y amigas encarceladas. Nunca caminarán solos.

Leer más...

Boicot a Israel, boicot a Noa en Sant Cugat


Boicot a Israel, boicot a Noa Boicot a Israel, boicot a Noa

www.kaosenlared.net

La cantante Noa tiene previsto actuar en Sant Cugat el próximo 26 de noviembre. Los colectivos abajo firmantes llamamos a su boicot porque:

La artista apoyó el ejército israelí en la última masacre de Gaza.
Mientras las bombas israelíes de fósforo blanco llovían sobre la Franja de Gaza, la cantante escribió: "Sólo puedo desearos que Israel haga el trabajo que todos sabemos que hay que hacer y por fin US LIBRE de este cáncer, de 'este virus, de este monstruo llamado fanatismo, que hoy se llama Hamas. "

Más adelante y con ocasión del concierto de Noa en el Palau de la Música de Barcelona la Plataforma Aturem la Guerra le envió una Carta Abierta, proponiéndole que condenara la matanza israelí. No lo hizo.
En una respuesta del 22 de febrero Noa se refirió a los militares israelíes que llevaban a cabo el ataque en Gaza como "nuestros chicos" y tildó los más de 1.300 palestinos muertos (la mayoría civiles) de "terroristas".

Nos parece un cruel sarcasmo que este concierto se enmarque dentro de las actividades del Día Internacional contra la Violencia de Género, cuando el bombardeo sobre Gaza, que apoyó la cantante, la mitad de las víctimas fueron mujeres y niños.

Y porque en Sant Cugat no todos somos como nuestro alcalde, simpatizante declarado del sionismo y defensor del lobby sionista catalán.

Por todo ello convocamos a una CONCENTRACIÓN de rechazo el jueves 26 a las 20 horas a las puertas del Auditorio de Sant Cugat.

Convocan:

ASECOP ASECOP
www.asecop.org www.asecop.org

Col·lectiu Antimilitarista de Sant Cugat (CASC) Colectivo Antimilitarista de Sant Cugat (CASC)
www.nodo50.org/casc www.nodo50.org/casc

Apoyan:

Xarxa d'enllaç amb Palestina Red de enlace con Palestina
www.xarxapalestina.org www.xarxapalestina.org

Boicot Preventiu Boicot Preventivo
www.boicotpreventiu.org www.boicotpreventiu.org



Leer más...