martes, 8 de junio de 2010

Manifestación en Buenos Aires en solidaridad con Gaza


Más de tres mil personas se manifestaron en Buenos Aires para repudiar los asesinatos israelíes a la Flotilla de la Libertad.

Este es el comunicado que se leyó al final de la misma:

Con la ayuda de Dios y la movilización de los pueblos

“Dios no cambia la situación de un pueblo hasta que éste no se cambia a sí mismo”. Sagrado Corán 13:11

Una vez más, la movilización de los pueblos, esta vez con la Flotilla de la Libertad de Gaza, hace temblar al imperialismo y a todo el sistema de dominación montado por él en el mundo.

Hace mucho, más de sesenta años que los palestinos, los musulmanes, los árabes, mucha gente con conciencia política en el mundo saben que Israel es un brazo del imperialismo inglés primero y norteamericano después en la región. La movilización y la heroica resistencia de los palestinos desde antes de la fundación del Estado sionista, durante y después, y sobre todo esa gran resistencia de los libaneses y habitantes de Gaza en el 2006 y 2009 respectivamente, mostró a todo el mundo la naturaleza criminal del régimen sionista que no sabe de otra lógica que la del terror con el apoyo de las grandes potencias y el apoyo de los medios masivos del sistema de dominación de los pueblos. Esta vez fue el turno de la Flotilla humanitaria de la Libertad de Gaza que fue atacada en aguas internacionales por fuerzas de elite sionistas, masacrados dieciséis de sus tripulantes y heridos más de cincuenta.

Ahora, Estados Unidos y sus aliados dicen que hay que ver qué pasó, ¡Israel tiene que investigar!, ¡ hay que ver quién comenzó! Y otras barbaridades que se hubiesen guardado si el agresor hubiese sido Chavez o Ahmady Neyad (cosa imposible porque están con los pueblos no contra ellos, son producto genuino de la decisión soberana de los pueblos).

Después de que todo el mundo vio por tv en enero del 2009, cómo roseaban de bombas de Fósforo a Gaza durante más de veinte días e incluso a una escuela que servía de refugio de las Naciones Unidas, ésta se tomó seis meses para investigar lo que todos sabíamos y elaboró el informe Goldstone que dijo sí, lo que el mundo vio, ocurrió, y peor, porque la mayoría no se mostró por tv. Pero Israel lo ignoró y su papá Estados Unidos vetó cualquier condena a su brazo policial del Medio Oriente. El resultado fue ganar tiempo, que se repliegue la condena mundial y entonces poder seguir con el bloqueo impunemente hasta la desaparición del pueblo de Gaza. Pero, gracias a Dios, los pueblos volvieron a la escena y otra vez le arruinaron el macabro plan al régimen sionista que quiere escarmentar a Gaza por no rendirse y por ser independientes. Mal ejemplo para el resto de los pueblos. Mal ejemplo el de Irán, el de Venezuela, el de Bolivia. Mal ejemplo el del pueblo organizado y disputando poder.

La Flotilla de la libertad abrió un gran boquete en el muro del sitio al mejor estilo medieval sobre Gaza pero hizo más que eso. Mostró el poder de las masas unidas, algo que aterroriza al imperio, más que el terrorismo digital de al Qaeda que ellos manejan a conveniencia.

Ya se están alistando de todo el mundo para la segunda y gran flotilla de la verdadera libertad. En Irán son millones los voluntarios y en el resto del mundo también, todos quieren participar esta vez. El imperio tiembla. La gente, las masas movilizadas, las causas justas, eso es lo que no pueden dominar. Dios está con las causas justas y desprecia a los opresores que invocan su Nombre.

La Flotilla de la libertad mostró dónde está el verdadero terrorismo. No es el Hamas, no es Hizbullah, no es Ahmady Neyad e Irán, no es Chavez, no. Es Israel y los que hoy no saben cómo defenderlo y hablan de investigar o comienzan a callar y desplazar de las noticias lo ligado a todo esto para que la gente se olvide. Hoy vuelven los integrantes de las flotillas a sus países y los grandes medios ya no les dan espacios a sus testimonios que ponen en evidencia la mentira difundida por el gobierno sionista.

Hoy y mañana volverán a transmitirse los muertos de los pueblos que no cuentan. Diez palestinos, cien iraquíes, treinta afganos que celebraban una boda, veinte pakistaníes en daños colaterales. Esto no es normal, no debería haber muertos de primera, de segunda y de tercera, nos han acostumbrado a eso.

Cuando una diputada árabe en Israel que estuvo en la flotilla, Zoabi, quiso hablar en el parlamento israelí, no la dejaron, a empujones la sacaron. Solo se escuchan a sí mismos, sus mentiras que nadie cree. Cuando 189 países en la conferencia sobre el Tratado de No proliferación de armas nucleares votaron contra Israel por no dejar investigar su arsenal, el régimen sionista desconoció la condena. Ahora desconoce la condena mundial y dice que el mundo es hipócrita y que está con los terroristas. Ese es el brazo de la “democracia” en el Medio Oriente.

Nicaragua rompió relaciones con Israel. Israel apoyó el golpe de Honduras. Latinoamérica se alza junto al pueblo palestino. Nuestro gobierno no debería ser menos. No puede invitar a Israel a formar parte del Mercosur. No puede en el tema de la Amia dejar que Estados Unidos e Israel impongan su mentira y debe investigarse bien qué pasó en la Amia y en la embajada, cuyas explosiones tal como dijo la Academia Nacional de Ingeniería Argentina, fueron adentro de ambos edificios y nadie jamás vio ninguna traffic. Debe nuestro gobierno liberar a Martino preso en la cárcel de Marcos Paz por protestar contra Israel en la masacre a Gaza.

No se puede engañar a todos todo el tiempo.

Como dijo el Imam Jomeini, los pueblos, las masas se despertaron, ya nada las podrá parar. No importa si esta marcha mañana en Buenos Aires no sale en los medios de prensa del sistema. La flotilla de la Libertad enseñó que los pueblos deben depender de sí mismos y planear sus próximas acciones. Si los gobiernos acompañan, bien, están para servir a la justicia y al pueblo y si no, quedarán sitiados como está sitiado hoy el régimen sionista.

Pedimos a Dios que auxilie a los pueblos en esta su hora para que se cumpla su promesa de Justicia en todo el mundo. ¡Dios!, los pueblos están cambiando, ayuda Tú y haz realidad Tu santa promesa.

Sheij Abdul Karim Paz