martes, 24 de marzo de 2009

Ayatolá Jamenei responde a Obama



“El cambio de actitud de EEUU tenemos que verlo en las acciones y no en las palabras”
Mashad, Irán. IRNA. 24 de marzo de 2009

El ayatolá Ali Jamenei, Líder Supremo de la República Islámica de Irán, ha dado un discurso público en el santuario del Imán Reza, en Mashad, ante miles de peregrinos, en el que ha hablado sobre la relación que se ha mantenido con el gobierno de EEUU desde principios de la Revolución, ya fuera éste demócrata o republicano:
“Las provocaciones de los detractores, contribuir al secesionismo y apoyar a los terroristas fue lo primero que hizo Washington como acto hostil contra Teherán, política ésta que, según información totalmente fidedigna, aún continúa, pues individuos norteamericanos siguen estando relacionados con la delincuencia en las zonas fronterizas entre Irán y Pakistán”, ha declarado.
El ayatolá Jameneí recordó los miles de millones de dólares que los EEUU han retenido o de los que se han apoderado, de las pertenencias del pueblo de Irán, que supusieron “luz verde” y un “apoyo multilateral” para que el régimen bazista de Sadam atacara Irán y le impusiera una guerra que duró ocho años, que causo la muerte de unos 300.000 jóvenes en este país, y que tuvo como colofón, el ultimo año de dicha guerra, el derribo de un avión de pasajeros iraní por los mismo EEUU. Derribo en el que murieron 300 personas, entre hombres, mujeres y niños.
“Esas fueron otras de las acciones hostiles del gobierno estadounidense contra el pueblo de Irán. ¿Puede la nación iraní olvidar estas cosas?” El guía supremo se refirió a los treinta años de sanciones que lleva soportando Irán, al apoyo de Washington a “bandas terroristas” que atentaron contra la vida de muchas personas en Irán, a la generación de conflictos en la región, al respaldo sin paliativos a los “criminales sionistas” y a la permanente amenaza de un ataque armado estadounidense como muestra de la “incesante hostilidad” de EEUU, y añadió: “Las autoridades norteamericanas han insultados muchas veces a las autoridades iraníes en estos treinta años, y algunos de ellos han deseado aniquilar a esta nación.” FELICITACIÓN DE OBAMA Sobre el nuevo gobierno que ha subido al poder en EEUU y el reciente gesto que ha tenido el presidente estadounidense, Barak Omaba, que ha dicho que le tiende la mano a Teherán, el Ayatolá Jamenei declaró:
“Ellos dicen que le tienden la mano a Irán, y nosotros decimos que si debajo de esa mano de terciopelo tienen una de hierro escondida, entonces ese gesto no tiene ningún significado ni valor.” Sobre la felicitación de Obama por la llegada del nuevo año iraní, el Nowruz, manifestó: “Incluso en ese mismo mensaje de felicitación se calificó al pueblo iraní como partidario del terrorismo y se daba por hecho que intenta hacerse de armas nucleares. ¿Es eso una felicitación o una continuación de las acusaciones?” “Ignoro de verdad quién es el que toma las decisiones en EEUU —prosiguió—, si el presidente, el Congreso o elementos que hay tras los bastidores, pero de todas maneras insisto en que el pueblo de Irán es reflexivo y cabal en sus asuntos y no se da a los sentimentalismos.” Sobre las proclamas en pro del cambio proferidas por Obama en su campaña electoral, el líder se dirigió al mandatario estadounidense en segunda persona, al decir: “Si realmente lo que ha cambiado es sólo una pequeña parte de su retórica, muéstrelo. ¿Acaso ha tocado a su fin la enemistad que le profesa al pueblo de Irán? ¿Ha liberado usted las pertenencias de Irán? ¿Ha levantado las sanciones? ¿Ha renunciado a seguir con la mano metida en el cenagal de la mala propaganda? ¿Ha acabado ya con la defensa incondicionada del régimen sionista?
El cambio no debería consistir en palabras ni en intenciones insanas, y si lo que quiere es únicamente cambiar de política y táctica, pero manteniendo los objetivos de antes, entonces esto es un fraude y no un cambio. Pero si lo que usted tiene en mente es un verdadero cambio, éste debe observarse en sus actuaciones. De todas formas, todas las autoridades norteamericanas y demás tienen que saber que al pueblo iraní no se le puede engañar ni intimidar.” “Si no cambiáis podéis estar seguros de que las tradiciones divinas y los pueblos os cambiarán”, sentenció el ayatolá Jamenei tras referir que las autoridades de Washington no tienen más opción que apostar por el cambio.
El líder instó a las autoridades de EEUU a que reflexionen el porqué su país es odiado por la opinión pública internacional y enumeró algunas de las causas de esto, como la continuación de su política imperialista, el que imponga su voluntad a los pueblos y su trato de doble rasero en cuestiones diversas, y volvió a dirigirse a los dignatarios de Washington en estos términos: “Aprendan de esas realidades, por vuestro propio bien y por el bien de vuestro país, renuncien a esas políticas y comportamientos y así vuestra imagen irá cambiando paulatinamente ante la opinión pública del mundo.” “Reflexionen ustedes mis palabras con minuciosidad, y, naturalmente, no se las den a los sionistas para que las traduzcan, mejor haréis consultando con gentes de bien”, agregó, al tiempo que reiteraba:
“Lo que tenemos que decir es que mientras el gobierno norteamericano no cambie de método, política y acciones y continúe por el mismo rumbo que el de estos últimos treinta años, nuestra nación será la misma que durante estos treinta años se ha ido haciendo cada vez más fuerte, más curtida y más experimentada.” “A nuestro pueblo le disgusta que le hablen con amenazas”, enfatizó, a la vez que puntualizaba que “naturalmente, nosotros no tenemos antecedentes del nuevo presidente de EEUU ni de su nuevo gobierno, así que emitimos nuestro juicio sobre la base de sus actuaciones.”

Leer más...

Pasen y vean: esto es California





23 marzo 2009-03-24
Aporrea/ inSurGente.

California. Sus palmeras, su clima, su incomparable océano. Su crisis, su paro, su apabullante déficit. El Golden State, símbolo de un cierto sueño americano, el horizonte lejano que atrajo sueños y millones, se ha convertido en poco tiempo en una de sus peores pesadillas. Un estado que suma los peores índices de la recesión y donde miles de personas acaban cada día en la calle.
California, tierra de burbuja inmobiliaria que ahora registra, con Nevada, la peor tasa de desahucios de Estados Unidos y donde el valor de las casas ha caído un 27% con respecto al año anterior.California, que descubrió recientemente que el 20% de la población de Los Ángeles, algo más de dos millones de personas, se beneficiaba dealgún tipo de subsidio y que en 2008 perdió 541.000 puestos de trabajo, confirmando una tasa de paro del 10%, dos puntos superior a la media nacional.California, que suma un déficit de 42.000 millones de dólares (30.700 millones de euros) y que sólo consiguió aprobar su presupuesto hace un mes (por un solo voto tras una sesión maratoniana) después de que su gobernador, Arnold Schwarzenegger, amenazara con despedir a 20.000 funcionarios.Un panorama que roza el cataclismo del que Barack Obama acaba de regresar después de una gira de dos días vendiendo su maltrecho programa de rescate financiero. "No puedo deciros cuánto vamos a tardar o qué obstáculos tendremos que superar, pero os puedo prometer que California vivirá días más soleados", afirmó el presidente en una de sus comparecencias públicas.Vivir en una caravanaPero mientras tanto llueve a mares. "Aquí la hemorragia es más rápida que en el resto del país", dice Sung Won Sohn, economista de la universidad estatal.Terry Mahoney sabe algo de todo esto. Desde hace meses vive en una autocaravana con sus dos hijos adolescentes, Brandon y Jennifer, en una calle de Venice, la playa hippie de Los Ángeles. Hasta hace poco trabajaba en General Dinamics, una fábrica de armas. "Ayudaba a fabricar misiles", dice con ironía, "era el último eslabón de la cadena de montaje".El paro, al que se sumó un divorcio, la hipoteca, las deudas acumuladas durante años, la dejó en las últimas. En un país donde las ayudas son prácticamente inexistentes es fácil quedarse sin nada."Pensé que Venice era el mejor sitio para pasar esta mala racha", dice Terry, "al menos estamos cerca del mar". Y no es la única. En su calle viven una bibliotecaria, una profesora suplente, un mensajero que trabaja en el turno de noche de Fedex, un empleado del supermercado vecino y un entrenador personal; unos en coches, otros en camionetas."No somos mendigos, somos gente que intenta mantener lo poco que le queda de vida normal", explica Terry. Su hijo Brandon sigue yendo regularmente a la escuela, en otro barrio de Los Ángeles donde nadie sabe que no tiene techo, y Jennifer es cajera en una tienda de licores.Pero Venice no ha resultado ser el refugio que esperaban. La playa cool, donde la marihuana se vende en máquinas expendedoras (con fines terapéuticos y con receta) y los surferos se deslizan en pleno invierno por las olas del Pacífico; el parque temático que nació a principios de siglo del delirio inmobiliario del magnate del tabaco Abbot Kinney y con los años se transformó en barrio de lujo de bohemian bourgeois (burgueses bohemios)en busca de legitimación alternativa no quiere pobres ni nada que se les parezca."Patrullas de vecinos golpean la caravana en mitad de la noche, intentan abrir la puerta para ver si hay alguien dentro, da mucho miedo", dice Brandon. "Nos han puesto arena en el depósito, nos han pinchado las ruedas y ahora sospecho que le han hecho algo al motor porque no hay forma de que arranque", añade Terry después de hurgar sin mucho éxito bajo el capó.Campos de refugiadosLa policía también los considera como indigentes molestos. "Mucha gente que conozco ha acabado en la cárcel por andar vagabundeando porque las autoridades no saben qué hacer con ellos" añade Terry, "ahora quieren meternos en campos de refugiados, en gigantescos aparcamientos, lejos de todo, donde además tienes que pagar y no te dejan salir por la noche".Venice de momento está ganando la batalla. Hace unas semanas, su consejo municipal votó limitar el estacionamiento nocturno en sus calles, ilegalizando de hecho la presencia de sus inquilinos más indeseables. Aunque la Comisión de Costas de California, que tiene la última palabra, no se reunirá hasta junio, ya han aparecido pancartas restringiendo las horas de aparcamiento."No tenemos a quién recurrir. No sé dónde acabaremos", dice Terry, "por lo menos tenemos la autocaravana. Es lo que te salva la vida. Lo que te separa del tío con harapos que empuja el carrito de la compra lleno de basura y parece medio loco".La noticia fue ampliamente cubierta por la prensa local como uno de los ejemplos más punzantes de la crisis. Pero hay muchos otros. En todo California están surgiendo tent cities, campamentos de tiendas de campaña, al límite de los núcleos urbanos, que cada día acogen a más personas que se han quedado sin techo.Son imágenes de la Gran Depresión. Se repiten en Sacramento, la capital, en Santa Bárbara, en la costa, o en Ontario, una localidad al extremo este de Los Ángeles, donde a finales del año pasado la policía tuvo que desalojar a cientos de sin hogar que se habían instalado cerca de la pista de aterrizaje de su aeropuerto."Los Ángeles es la capital de los sin techo en Estados Unidos", dice Joel John Roberts, director de Path Partners una organización local que ayuda a resolver los problemas de vivienda de los más desheredados."Con la ola de desahucios, ahora le toca a gente de clase media encontrarse en la calle", explica Roberts, "ocurre por etapas. Primero te quedas en casa de familiares o amigos pero sólo puede ser una solución temporal. Luego intentas alquilar una vivienda subvencionada pero hace años que hay lista de espera y es prácticamente imposible conseguir. Al final, si no encuentras nada, acabas durmiendo en el coche o en refugios totalmente desbordados que no están preparados para una demanda semejante".Roberts no recuerda una situación tan mala. "Esto va por ciclos. En los años 80 tuvimos también una crisis importante con los sin techo. Había 25.000, ahora hay tres veces más", asegura Roberts, (se estima que hay unos 73.000 en el condado de Los Ángeles), "y nadie sabe hacia dónde vamos. Creo que Estados Unidos no está listo para lo que se avecina".Sobre todo porque la ayuda escasea. "Estamos montando un centro legal gratis para informar a la gente de los recursos que tienen para luchar contra el desahucio o conseguir ayuda en los pagos de la hipoteca", dice Roberts. Eso incluye acceder a los nuevos créditos del gobierno de Barack Obama, los que deberían ayudar a unos nueve millones de estadounidense a conservar sus casas."La gente que no consigue pagar sus hipotecas no se metió sin pensarlo en gastos que no podían asumir", dice Evan Wagner, portavoz de IndyMac, una de las primeras entidades de préstamos que el gobierno estadounidense tuvo que rescatar de la quiebra el pasado julio tras el estallido de la burbuja inmobiliaria californiana. "Es gente que ha perdido su trabajo y ha visto reducidas sus salarios".Y afecta a todo el mundo. "Es imposible ir a una reunión o una fiesta en Los Ángeles sin que nadie hable de la crisis", cuenta Roberts.Muchos emigrarán a otros estados, agravando un fenómeno que ha convertido a California en el estado que más población ha perdido en los últimos cuatro años."¿Quién puede culparles?" decía recientemente Frank Girardot, uno de los columnistas del diario Daily News. "Tenemos problemas de tráfico, de criminalidad, de inmigración y unas instituciones locales y estatales totalmente disfuncionales. El Golden State se está convirtiendo en algo muy distinto a la tierra prometida que los conquistadores españoles pisaron hace unos siglos".Esa tierra que llamaron California, la isla mítica de negras amazonas que salía en las historias de caballería de Las Sergas de Esplandían, y donde ahora las únicas ejecuciones son las hipotecarias.

Leer más...

MALOS TRATOS: EL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA ENCABEZA LAS DENUNCIAS



520 casos de tortura en 2008


David Fernández,
Barcelona


Un balance provisional de las denunciadas recopiladas el año pasado fue presentado en el marco de unas jornadas sobre prevención de la tortura en las que se criticó al Gobierno, organizadas por la Coordinadora para la Prevención de la Tortura en Barcelona.

520 personas denunciaron, en 280 casos judiciales documentados, haber sufrido torturas o malos tratos durante 2008. 39 casos menos que en 2007. Es el avance de los datos recopilados por las más de 40 organizaciones de defensa de los derechos humanos de todo el Estado español que forman la Coordinadora para la Prevención de la Tortura (CPT). El informe, todavía provisional, fue presentado el 13 de marzo en Barcelona en el marco de unas jornadas sobre la implantación en el Estado español de mecanismos para evitar la tortura.
El descenso relativo respecto a las denuncias registradas en el ejercicio de 2007 –689 denunciantes para 319 casos– estaría motivado por la presión social creciente y, en determinados territorios, por la implementación de medidas políticas de prevención y de sentencias judiciales condenatorias. Pero la CPT llama a tomar con cautela el descenso del 25% en las denuncias recabadas.
Según Jorge del Cura, del Centro de Documentación contra la Tortura, el menor número de denuncias no implica necesariamente que haya habido menos casos. “Una sociedad donde se denuncia más es mucho más democrática que una que carece de ellas: sin duda”, apunta. Y enumera como posibles elementos el miedo, la percepción de derrota anticipada en un hipotético proceso judicial o la indefensión. Aún así, el mapa territorial de las denuncias es desigual. Los datos provisionales muestran que el País Vasco y Navarra, con el telón de fondo del fracaso del proceso de paz y el retorno a la apuesta represiva, vuelve a encabezar el ranking con 144 denuncias. Le sigue Andalucía, con 88 denuncias y Madrid con 61. Cataluña, con 53 casos, ha dejado de ocupar el primer lugar en cuanto a denuncias recibidas durante 2007. En concreto las denuncias contra los Mossos han bajado un 65%, algo que Del Cura atribuye en parte a la instalación de cámaras en las comisarías Por ámbitos sociales, los activistas de movimientos sociales encabezan las quejas interpuestas, con una cifra de 103 denuncias; los migrantes presentaron 76; y las personas presas, 75. Como nota diferencial, 2008 deja, con 67 casos, un auge destacado en las denuncias tras acontecimientos deportivos, musicales o festivos.
Por cuerpos policiales, es el Cuerpo Nacional de Policía quien, con 187, encabeza las denuncias seguido por las policías locales (68) y la Guardia Civil (59). La Ertzaintza acumula 45 denuncias, la mitad del total de denuncias interpuestas en la Comunidad Autónoma Vasca. La misma cantidad que los Mossos d’Esquadra, pero en su caso estos acaparan el 85% de las denuncias recogidas en Cataluña.
Estos datos fueron avanzados en el marco de las III Jornadas para la Prevención de la Tortura organizadas por la CPT en Barcelona a mediados de marzo. Las jornadas, con amplia participación y la presencia de destacados expertos, pretendían analizar la aplicación en el Estado del Protocolo Facultativo de Naciones Unidas, ratificado en abril de 2006 por el ejecutivo español y todavía hoy sin implementar. El protocolo prevé la creación de los llamados nuevos Mecanismos Nacionales de Prevención, organismo de carácter independiente, que debe tener la capacidad de fiscalizar directamente los centros de detención. La CPT se opone a la designación, por parte del ejecutivo, del Defensor del Pueblo –y en el Gobierno catalán, del Síndic de Greuges– como responsables de este mecanismo, dado que “se atribuyen las competencias a instancias ya existentes y claramente vinculada a los poderes públicos”.
Para Iñaki Rivera, del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona, el auténtico valor “agregado y diferencial del nuevo mecanismo es la participación de la sociedad civil”, participación que, según denuncia, no se permite.
Delicious Menéame

Leer más...