jueves, 3 de junio de 2010

El ejército de Israel entró en el barco de la paz, asesinó a pasajeros, lanzó cuerpos al mar y maltrató a los detenidos


Manuel Tapial, David Segarra y Laura Arau, antes de ser detenidos en el asalto del Ejército israelí

Segarra:"Comenzaron los disparos indiscriminados con fuego real y con granadas de contusión y de sonido. Empezamos a ver cómo caían las primeras víctimas".
Según ONG Turca se han lanzado cuerpos al mar.

Para Kaos en la Red
3-6-2010

El periodista español que viajaba a bordo de un barco de la "Flotilla de la Libertad" narró la experiencia del asalto israelí Los tres españoles llegarán mañana por la tarde a Barcelona
EUROPA PRESS Y EFE.

TEL AVIV/MADRID Jueves, 3 de junio de 2010.

El periodista español David Segarra, que formaba parte de la denominada flotilla solidaria que fue asaltada el pasado lunes por Israel, relató en la madrugada de este jueves los instantes en los que los comandos de élite israelí abordaron el buque turco 'Mavi Marmara' y calificó de "desvergüenza absoluta" que el Gobierno hebreo acuse a los activistas de llevar armas a bordo del convoy humanitario.
Tanto Segarra como los otros dos españoles que integraban la denominada 'Flotilla de la Libertad' llegaron esta madrugada al aeropuerto internacional Atatürk, tras ser puestos en libertad por las autoridades de Israel.

Instantes antes de que se produjera el operativo militar israelí, "nos encontrábamos en la sala de prensa cuando en cierto momento todas las comunicaciones desaparecieron. Cayó Internet, cayeron la televisión, el satélite, los teléfonos... Ya nos imaginamos que era un acto de guerra electrónica de la Armada israelí", aseveró Segarra en una entrevista a la cadena Telesur, pocos minutos después de aterrizar en Estambul.

"En ese momento salimos con nuestras cámaras a ver qué estaba sucediendo en el exterior y nos encontramos con los comandos, que estaban en las lanchas rápidas, y vimos cómo se desplegaban hacia nosotros también con helicópteros", indicó el periodista, que se encontraba en el interior del barco turco para cubrir el transcurso de la expedición humanitaria para la cadena latinoamericana.

"Comenzaron los disparos indiscriminados con fuego real y con granadas de contusión y de sonido. Empezamos a ver cómo caían las primeras víctimas. Seguimos grabando y vimos cómo se producían cada más y más víctimas", agregó Segarra.

El Gobierno israelí ha asegurado que la actuación de sus militares y la muerte de al menos nueve activistas se debió a que éstos llevaban armas y munición a bordo, con las que habrían atacado a los soldados. "Es una falta de vergüenza absoluta realizar esas declaraciones cuando se mandan dos buques de guerra, submarinos, helicópteros y unidades de élite comandos contra personas desarmadas y civiles", denunció el periodista español. "Es una desvergüenza absoluta", reiteró.

"Lo único que se utilizó fueron palos de madera y cuchillos de cocina, elementos que se encuentran en cualquier barco del mundo, y eso no es capaz de enfrentar a una unidad de elite armada hasta los dientes y con todo el tipo de medios militares", aseguró.

Los tres españoles retenidos Israel llegarán mañana por la tarde a Barcelona
Los activistas de la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría, Manuel Tapial y Laura Arau, así como el periodista David Segarra, que se encuentran en Estambul tras ser retenidos por Israel en el ataque a la "Flotilla de la libertad" la madrugada del lunes, llegarán mañana por la tarde a Barcelona.

Los dos cooperantes han confirmado su llegada mañana a la Ciudad Condal mediante una comunicación con ellos a través del Consulado de España en Estambul, ha informado la ONG en un comunicado, mientras que la llegada del valenciano ha sido confirmada a Efe por su madre, Cristina Soler.

El regreso de Tapial, Arau y Segarra se realizará en un vuelo comercial cuyo aterrizaje está previsto en el aeropuerto barcelonés de El Prat a las 16.35 horas, donde tienen previsto ofrecer una rueda de prensa.

Los tres fueron arrestados el lunes por el Ejército israelí y llevados al centro de detención de Beer Sheva, al sur de Tel Aviv, tras el asalto en aguas internacionales a los barcos que llevaban ayuda humanitaria a la franja de Gaza.

Durante su estancia hoy en Estambul, Segarra, Tapial y Arau participarán en los homenajes que se ofrecerán a las víctimas del ataque israelí, en el que murieron al menos nueve activistas, en su mayoría turcos, así como en los actos de protesta que están convocados en dicha ciudad.


--------------------------------------------------------------------------------

Los activistas españoles son recibidos como héroes en Turquía

La catalana Laura Arau y su pareja madrileña, Manuel Tapial, y el periodista valenciano David Segarra llegarán en un vuelo a Barcelona mañana. ''Con lo que hemos hecho no es suficiente. Debemos intentar volver a Gaza, es nuestro deber hacerlo'', asegura l
ANDRÉS MOURENZA (ESTAMBUL)

"Era como vivir una película bélica en directo", asegura la catalana Laura Arau, miembro de la oenegé Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría, sobre la experiencia vivida a bordo de la Flota de la Libertad, que fue abordada por el Ejército israelí el pasado lunes cuando transportaba ayuda humanitaria a la Franja de Gaza: "Aún no he podido asimilar todo lo que ha ocurrido".

Eran ya altas horas de la madrugada cuando los tres españoles -Arau y su pareja madrileña Manuel Tapial, ambos activistas de la misma oenegé, y el valenciano David Segarra, periodista de Telesur- pudieron pisar un suelo que consideraban seguro, tras la pesadilla vivida en Israel. Cansados por la falta de sueño, las cárceles israelís y los retrasos del viaje de vuelta, pero con el alivio de haber sobrevivido a una experiencia traumática.

Los 470 cooperantes de varias nacionalidades -aunque mayoritariamente turcos- fueron recibidos por el viceprimer ministro turco, Bülent Arinç, y una delegación ministerial en el pabellón de Estado del aeropuerto Atatürk de Estambul. Fuera, una multitud de centenares de personas ondeaba banderas turcas y palestinas y coreaba la máxima musulmana: "Alá es grande". Una pancarta daba la bienvenida a los Ángeles de Gaza. A ojos de los turcos, todos los miembros de la flotilla se han convertido en verdaderos héroes.

"Israel ha conseguido exactamente lo contrario de lo que esperaba. Ha mostrado a todo el mundo cuál es su modo de actuar. Igual que cayó el apartheid en Suráfrica, creo que este es principio del fin de la ocupación israelí", manifestó David Segarra.

UN CAMINO DE SUFRIMIENTOS
Pero antes de llegar a Estambul, los activistas españoles tuvieron que sufrir un periplo lleno de dificultades y sufrimientos. La fatídica madrugada del pasado lunes, cuando viajaban a bordo del más grande de los buques que componía la Flota de la Libertad, el barco de bandera turca Mavi Marmara, descubrieron que la Marina israelí había bloqueado su paso. "Conté al menos 12 barcos de guerra israelís", cuenta Manuel.

Su versión de los hechos difiere sensiblemente de la ofrecida por las autoridades israelís, que aseguran que sus soldados solo dispararon cuando fueron atacados por una furibunda multitud de fanáticos a bordo del Mavi Marmara: "Antes de que los soldados descendiesen de los helicópteros ya había dos muertos en el barco -dos periodistas, uno de ellos con un tiro en la frente- a causa de los disparos desde las lanchas Zodiac".

Además asegura que podría haber más muertos que los 9 cuyos cadáveres llegaron esta madrugada a Estambul ya que, como mantiene IHH, la oenegé islámica turca que organizó buena parte de la flota, "varios muertos fueron arrojados al mar". "El barco estaba lleno de sangre", recuerda Manuel y se enerva cuando se menciona el relato israelí del incidente: "¡No tienen vergüenza! ¿Qué violencia pueden ejercer personas desarmadas contra soldados del ejército? Solo ejercimos una resistencia pacífica".

Los tres españoles vivieron el abordaje israelí desde la sala reservada a la prensa pero eso tampoco les libró de las vejaciones, ni de ser apuntados con las armas de los soldados, salir encapuchados o que les fuera incautado todo el material recogido. "Al ser periodistas no nos esposaron como al resto y al ser europeos nos permitieron sentarnos en sillas. Pero a los turcos y a los árabes los maniataron y obligaron a estar en cuclillas. Recordaba a las imágenes de la guerra de Irak", afirma Laura.

INTERROGADO POR EL MOSSAD
Una vez en territorio israelí, hombres y mujeres fueron separados. "No he podido ver a Manuel hasta hoy -se quejó Laura Arau-, a él lo consideraban de entre los malos y por eso no le dieron de comer más que una vez". De hecho, Manuel Tapial asegura haber sido interrogado por el Mossad (servicio secreto israelí) durante tres horas. Los tres españoles comentan que no tienen demasiadas noticias de lo que ha sucedido en torno a su caso ya que las autoridades hebreas les han mantenido incomunicados.

Tampoco la vuelta pudo estar libre de dificultades a pesar de que había sido negociada por el Gobierno de Ankara, "sin cuya ayuda no hubiésemos podido salir de Israel", apunta Manuel. Durante horas y horas se esperó en Estambul la partida de los vuelos. Unas veces porque la IHH denunciaba que faltaba gente y otras veces por que los isralíes no daban el permiso para despegar, el vuelo hacia la libertad se retrasaba una y otra vez.

Pero Manuel no sufre especialmente por sus propios padecimientos, solo se le iluminan los ojos por el brillo de las lágrimas cuando Laura relata la historia de una de sus compañeras, una mujer palestina enferma de cáncer que, tras haberle sido impedida la entrada a Gaza por el paso de Rafah (que conecta la franja con Egipto) optó por la solución más desesperada: embarcarse en la flotilla con la esperanza de romper de una vez por todas el bloqueo que ahoga a la población de Gaza. Tampoco así pudo ser.

"Sé que lo que yo he sufrido en un día, es lo que padecen los palestinos cada día", justifica Laura. Ahora se prepara para su vuelta a casa, que será mañana en un vuelo a Barcelona. Pero aún así se apresta a añadir que seguirá trabajando todos estos días por la causa palestina. "Con lo que hemos hecho no es suficiente. Debemos intentar volver a Gaza, es nuestro deber hacerlo".


--------------------------------------------------------------------------------

Manuel Tapial afirma que los israelíes dispararon antes de asaltar la flotilla humanitaria

Declaraciones a diferentes medios

“Llegaron matando” ha dicho Manuel Tapial. El cooperante, que viajaba junto a Laura Arau en uno de los barcos asaltados por el ejército israelí, ha explicado a la Cadena Ser los detalles del abordaje de la armada israelí a la flotilla humanitaria:

“Eramos cerca 750 personas en ese barco, de organizaciones gubernamentales. En nuestro caso, la asociación que yo represento llevábamos libros para los niños de Gaza. Que Israel nos acuse de habar atacado primero es una verguenza, una auténtica verguenza. Es que es imposible que nosotros pudiéramos atacar a tropas de élite que son las que nos atacaron a nosotros. Es más, antes de que descendiesen de los helicópteros, que creo que son las imágenes que se han difundido desde Israel, que creo que pegaban a un soldado que descendió desde un helicóptero …Antes de que ese hombre descendiera desde un helicóptero ya había tres muertos en el barco, entre dos y tres muertos, por disparos desde las zodiacs”

Según Tapial, en total “podrían estar hablando de entre 16 y 20 muertos y no de 9 como ha dicho la armada israelí”.

En esa misma línea se ha pronunciado también David Segarra, el otro español que viajaba en el barco.

“Nos encontrábamos en la sala de prensa cuando todas las comunicaciones desaparecieron. Nos imaginamos que fué un acto de guerra electrónica de la armada israelí […] Empezaron los disparos indiscriminados con fuego real y con granadas de contusión y de sonido. Empezamos a ver como caían las primeras víctimas y ahí es cuando seguimos grabando y seguimos grabando y empezamos a ver víctimas y víctimas”

Tanto Manuel Tapial como David Segarra han asegurado que en los barcos no había armas:

“ante todo quiero desmentir esa acusación -ha dicho Segarra-. Las armas que ellos mismos han mostrado en televisión son palos de madera y cuchillos de cocina. Elementos que se encuentran en cualquier barco del mundo. Eso no es capaz de enfrentar a una unidad de élite armada hasta los dientes con todo tipo de medios militares”.

El periodista ha añadido, además, que en su barco llevaban “sillas de ruedas y material sanitario y educativo”