jueves, 17 de junio de 2010

Israel analiza cómo hacer frente a su creciente aislamiento

Hanin Zuabi

17-06-2010
Sergio Yahni
Gara

A más de dos semanas de aquel 31 de mayo a las cuatro de la mañana cuando los comandos israelíes abordaron la Flotilla de la Libertad se ven las consecuencias de aquella acción.
Sin duda se puede decir que la flotilla, en la cual nueve activistas internacionales perdieron su vida, tuvo un impacto mayor que años de negociaciones directas, indirectas y supervisadas por poderes extranjeros.
Tras abordar la flotilla Israel se siente aislada por primera vez en su historia.

Con la ayuda de los conocidos mercenarios de palabras, como los de la calaña de Bernard-Henri Lévy, Israel intentó acusar a los activistas internacionales a bordo de la flotilla de «apoyar al régimen terrorista de Hamas» (sic) al mismo tiempo que falsificaba la tremenda situación en la que vive el pueblo palestino asediado en la Franja de Gaza.

Pero claro, ni siquiera estos mercenarios de papel lograron encontrar una justificación a lo injustificable. Mientras algunos y algunas, como Pilar Rahola, miraban para otro lado y buscaban otros lugares para sacar al sol sus paños islamofóbicos, otros, como Lévy preferían hablar de un error. Como si el asesinato de nueve activistas desarmados en alta mar no fuera un crimen.

Pero, ya en plena campaña de desinformación y falsificación Israel era consciente de que la opinión pública mundial ha cambiado, que las palabras compradas a kilo no podrán contra la indignación universal gestada por sus actos.

De esta manera, el Gobierno de Israel quedó sin otra alternativa que admitir su temor al boicot. Según el semanario francés «Le Canard Enchaîné» del 9 de junio, «Israel es consciente de que las respuestas internacionales no son una llamarada de petate como lo fueron durante la guerra en Gaza».

El boicot se sintió primeramente en el ámbito cultural.

Ya antes del abordaje de la flotilla, el cantante británico Elvis Costello había cancelado en el último momento un concierto programado en Tel Aviv para el 30 de junio y el primero de julio. Unos días después del abordaje la banda de rock estadounidense Pixies informó de que no tocaría en Israel. Al mismo tiempo se cancelaban conciertos y actividades culturales israelíes en Europa.

Para contrarrestar este sentimiento creciente de aislamiento, que ya genera desencanto en la sociedad israelí, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Tel Aviv comenzaron a planificar un megaconcierto para este verano en el cual tocarán gratuitamente bandas israelíes.

No es de esperar que este concierto mejore el sentimiento de desencanto que sienten los israelíes frente a su creciente aislamiento. Pero sería demasiado optimista esperar que el desencanto genere un cambio político inmediato, ya que la reacción de la sociedad israelí al boicot es cerrarse en ese sentimiento de que «todos están en contra nuestra».

Según una encuesta publicada en el periódico «Israel Hayom» el pasado 10 de junio, el 92% de los israelíes apoyan el abordaje a la Flotilla de la Libertad, el 91% creen que en caso de que haya otras flotillas en el futuro Israel también tendría que abordarlas, el 73% de los israelíes apoyan el asedio a la Franja de Gaza y el 78% creen que Turquía se ha transformado en un Estado enemigo.

En ciertos círculos crece el miedo a que el nacionalismo ciego generado por el aislamiento pueda empujar a Israel a algún tipo de aventura militar contra Líbano, Siria o Irán.

Paradójicamente la cúpula del Ejército, que es más consciente del precio que Israel pagaría, expresa una actitud más responsable, oponiéndose a una aventura de este tipo.

Por lo tanto, la ira populista se expresa más que nada contra aquellos que son percibidos como el enemigo interno, los palestinos ciudadanos de Israel.

El 20% de los ciudadanos de Israel son palestinos que sobrevivieron a la Naqba, la limpieza étnica de 1948, y pudieron quedarse en sus aldeas y pueblos. Si bien desde el establecimiento del Estado los palestinos en Israel tienen ciertos derechos civiles, siempre han sido ciudadanos de segunda categoría, marginados y sospechosos de simpatizar con el enemigo.

Pero la situación de los palestinos dentro de Israel se ha ido deteriorando desde la segunda invasión israelí a Líbano, en el año 2006.

El diputado Azmi Bshara tuvo que salir al exilio para evadir la cárcel por traición; el escritor y activista Ameer Makhoul y el farmacéutico Omar Said llevan ya más de un mes presos por sospechas de alta traición y asistencia al enemigo en tiempos de guerra, y todos los diputados palestinos en el Parlamento israelí están en proceso de que se les retiren sus derechos parlamentarios por haber sido invitados a visitar Libia.

Este ambiente de discriminación y persecución se ha acentuado desde que Israel abordó la Flotilla de la Libertad.

Entre los tripulantes del navío «Mavi Marmara», en el cual se registraron los choques que tuvieron como saldo activistas muertos y heridos, se encontraba la diputada israelí Hanin Zuabi, de la Alianza Nacional Democrática, partido palestino de tendencia nacionalista de izquierdas en el Parlamento israelí. Por su inmunidad parlamentaria Zuabi fue liberada la misma noche en que el buque ancló en el puerto.

Al día siguiente ella ofreció su testimonio de lo ocurrido en una conferencia de prensa realizada en la ciudad de Nazaret.

Zuabi caracterizó el ataque como un acto de piratería en el cual activistas desarmados fueron secuestrados por la Marina israelí. También declaró que los soldados dispararon desde los helicópteros contra los activistas en el buque y acusó a las Fuerzas Armadas de Israel de distribuir información parcial y desproporcionada de los hechos.

En la sesión del Parlamento israelí del miércoles 2 de junio la diputada Anastasia Michaeli (Israel Betenu) intentó interceptar físicamente a Zuabi para que no llegase a la tribuna de oradores. Anteriormente, en la misma sesión, la diputada Miri Regev (Likud) acusó a Zuabi de traición y el diputado Yohanan Plesner declaró que espera que Zuabi, «una solterona de treinta y ocho años», vaya a Gaza por una semana para ver si la dejan hablar de los derechos de las mujeres.

«Se han roto todas las normas, y vivimos un momento en que se intenta deslegitimar a todos los ciudadanos palestinos de Israel», dice Muhamad Zeidan, director de la Asociación Árabe por los Derechos Humanos. «Se intenta deslegitimar nuestro derecho a participar en la vida política, a expresar nuestras ideas y hasta nuestra propia existencia».

«En la vida pública no se acusa de traición sólo a los palestinos ciudadanos de Israel que hayan participado de la Flotilla de la Libertad, como el jeque Raed Salah o la diputada Hanin Zuabi. Se acusa a todos los palestinos ciudadanos de Israel de traición por solidarizarse con los palestinos en la Franja de Gaza», afirma Zeidan.

«Éste no es un fenómeno nuevo, sino que tras la flotilla se fortaleció la tendencia a acusar a los ciudadanos palestinos de Israel de colaborar con el enemigo», asegura.

Eilat Maoz, activista de la Coalición de Mujeres por la Paz está de acuerdo con este análisis.

«Desde la guerra contra Gaza se han cruzado todas las líneas rojas», señala Maoz. «Después de lo de la flotilla, hasta se abrió una página de Facebook en la que se llama al asesinato de Hanin Zuabi, vivimos en tiempos muy peligrosos y la situación se acerca a la locura total», indica.

Aparte de Zuabi otros dos diputados palestinos en el Parlamento israelí han sido amenazados de muerte. El diputado Taleb A'Sana, de la Lista Árabe Progresista-Movimiento Árabe Renovador, fue insultado en Cámara el pasado día 7 por un visitante y unas horas más tarde recibió un fax con dos palabras en hebreo: «Ata Met», o sea, «Ya estás muerto».

Al día siguiente, su compañero de bancada Ahmad Tibi fue amenazado por teléfono. «Tus días están contados, sucio árabe», decía el anónimo amenazador que añadía «ya se mató un primer ministro en este país, ¿qué problemas tendremos en matarte?».

¿Se resquebrajará este frente que ha erigido la sociedad israelí frente a las condenas extranjeras si crece la presión de la opinión pública internacional y el aislamiento?

Hay quienes creen que no. Por ejemplo, Jeff Halper, el coordinador del Comité Israelí Contra la Demolición de Casas, estima que la reacción internacional ha fortalecido el sentimiento de la mayoría de los israelíes de que «todo el mundo está contra nosotros».

Y hay testigos de la realidad israelí que no la pueden explicar sin clasificarla como una forma de enfermedad mental.

«Vivimos en una burbuja, en una especie de gueto mental que nos aísla y nos impide ver otra realidad, aquella percibida por el resto del mundo», escribe Uri Avneri en su columna semanal en internet.

Jonathan Cook, un observador que vive en la ciudad de Nazaret, explica que «este extraño discurso [en el cual los israelíes son siempre víctimas, hasta cuando asesina a nueve activistas desarmados, S.Y.] sólo puede ser descifrado si entendemos dos temas, aparentemente contradictorios que han llegado a dominar el paisaje emocional de Israel. La primera es una creencia de que Israel existe para expresar el poder judío y la segunda, que tiene un valor igualmente fuerte, que Israel encarna la experiencia colectiva de victimización del pueblo judío».

Por esta razón, Halper no espera que la indignación y las acciones de la opinión pública lleven a cambiar las políticas del Estado. Tiene más esperanzas en que sea el Gobierno de Estados Unidos quien imponga una política diferente al Ejecutivo de Tel Aviv.

Halper sostiene que el apoyo incondicional a Israel de la Administración estadounidense se va desgastando. «No se trata del aislamiento de Israel. Sino de que por apoyar a Israel EEUU se aísla en la comunidad internacional», sentencia.

Por el momento, el Gobierno de Israel parece insensible tanto a las presiones de EEUU como a las campañas de boicot iniciadas por la opinión pública. «Más que insensible», dice Michael Warschawski, escritor y analista israelí, «Israel se encuentra enfrentada a la actual Administración norteamericana, a quien ve como un fenómeno pasajero. Para el Gobierno de Israel se trata de aguantar un poco más de dos años para que vuelva una Administración neoconservadora al estilo de George W. Bush que se identifique con sus objetivos políticos y militares».

Pero las campañas de boicot no son solamente un acto justo de solidaridad con el pueblo palestino. Sino que más allá del actual estado de ánimo belicoso de la población israelí, la economía de Israel no podrá mantenerse por dos años si el boicot se profundiza.

Es verdad, no serán las masas israelíes que saldrán a las calles a demandar un cambio político radical, serán la industria de exportación y la pequeña burguesía que por simple instinto de supervivencia demandarán el cambio.

La Flotilla de la Libertad es una encrucijada para Israel y para el movimiento de solidaridad internacional. Sólo fortaleciendo la presión con el objetivo de romper el poder de resistencia de la economía israelí se podrá forzar el cambio político, y el respeto a los derechos del pueblo palestino.

Cualquier tipo de presión que no consiga esta ruptura sólo fortalecerá el frente de fuerzas reaccionarias que intentará escapar de esta situación hacia adelante, hacia la guerra.

Sergio Yahni es Director de Alternative Information Center (AIC)

http://www.gara.net/paperezkoa/20100616/205164/es/-Israel-analiza-como-hacer-frente-su-creciente-aislamiento/