jueves, 17 de junio de 2010

Correa Defiende el Proyecto de Unasur y una Moneda Única para Sudamérica


Fatima Fakih
Al-Manar
15/06/2010

El presidente de Ecuador, Rafael Correa manifestó este martes la importancia de crear un equipo de trabajo a tiempo completo para llevar adelante la integración de la región en la inauguración de la Cumbre Extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones del Sur (Unasur).


"Estoy convencido que se requiere un equipo a tiempo completo para llevar adelante la integración, se necesita de un equipo ejecutivo, implementando la integración de nuestra América", observó en Buenos Aires.

Correa agregó que es necesaria la ratificación de "nuestros diferentes congresos y senados del grupo" e insisitió que "para dirigir un país e impulsar la integración de la región" es importante contar con un grupo de trabajo en el bloque.

El Banco del Sur, Fondo Común de Reservas, y Sistema de Pagos, contemplan la nueva arquitectura financiera de la región. "Para contar con una moneda regional, como lo hizo la Unión Europea (UE)", sostuvo.

Esta creación es "un paso fundamental para la optimización de la utilización del ahorro regional, para hacer a Suramérica menos vulnerable (...) y hacerla más soberana y mucho más eficiente en el uso de sus recursos", insistió el mandatario.

El gobernante explicó que el Banco del Sur y el Fondo Común de Reservas son proyectos fundamentales, pues captarían los recursos que ahora las naciones latinoamericanas mantienen en el extranjero.

Asimismo, consideró que es "absurdo (...) estar financiando a los países más ricos" con las reservas internacionales y aseguró que los nuevos instrumentos financieros también "pondrían fin a la dictadura de burocracias internacionales que, desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), tanto daño" han hecho a los países latinoamericanos.

"Nada impide, que no sea la decisión de nuestros Gobiernos, generalizar" las nuevas ideas financieras, "innovadoras y hasta emancipadoras", acotó.

El jefe de Estado ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que los países de la región no deben perder más tiempo para erigir la "patria grande" y consolidar la unidad de los pueblos, a su llegada a Buenos Aires para asistir a la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), de la que funge como presidente pro témpore.

Y Correa señaló más temprano que "no podemos perder tiempo, no podemos permitirnos más dilaciones para concretar este objetivo. Que Dios y la suerte nos acompañe para dar estos pasos rápido y cuanto antes para la unión de nuestros pueblos, de nuestras naciones y construir esa patria grande que soñaron nuestros libertadores".

La integración tiene que empezar por el Parlamento

El presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Héctor Arce, que también encabeza el grupo de trabajo, indicó que la Unasur ha dado grandes avances y que toda integración regional debe comenzar con una integración parlamentaria, pues estos organismos constituyen la esencia de la democracia.

"Cuando las naciones suramericanas logremos armonizar un parlamento suramericano verdaderamente representativo, objetivo en sus funciones y atribuciones, elegido directamente por voto popular, los ideales de este maravilloso proceso integracionista estarán cumplidos", manifestó Arce.

Por otro lado, el presidente de la Asamblea Nacional de Ecuador, Fernando Cordero, señaló que con estas cumbres se da un paso adelante en el proceso de integración.

"Empieza un nuevo capítulo de la integración suramericana, la construcción colectiva de la Patria Grande. Nos sumamos con entusiasmo a la creación de la Unasur", subrayó.

"Hay que aprovechar nuestras potencialidades y proponerle al mundo un modelo social, político y ambiental diferente, fundamentado en el respeto a la diversidad y la interculturalidad", enfatizó el titular del Legislativo ecuatoriano.

Con la reunión, que contó con la participación de asambleístas, autoridades militares, judiciales, electorales y civiles, y que culminará este martes, se estima encontrar mecanismos adecuados para activar el funcionamiento del Parlamento Suramericano, con sede en la ciudad boliviana de Cochabamba (centro).