lunes, 31 de mayo de 2010

Estados Unidos: La Ley de Inmigración de Arizona vuelve a sacar manifestantes a las calles



TRIBUNA LATINA

Más de 50.000 personas salieron el sábado de nuevo a las calles de Phoenix para protestar contra la ley de inmigración SB1070 aprobada por Arizona y que las organizaciones de inmigrantes, la mayoría hispanos, consideran racista. Los manifestantes exigieron al Gobierno federal que intervenga para que no entre en vigor el 29 de julio esta ley, que consideran racista.

Los manifestantes, muchos llegados desde otros estados norteamericanos, trajeron su propia comida y agua para no comprar nada en Phoenix como gesto de boicot a la nueva ley.

Grupos de defensa de los derechos civiles y de trabajadores de todo el país se sumaron a la protesta contra una ley que obliga a los policías locales y estatales a investigar los posibles casos de inmigrantes irregulares. "Queremos impedir que se extienda la ley por el país", explicó el director de la Red Nacional de Organización de Trabajadores, Pablo Alvarado, en declaraciones a Reuters.

En concreto, exigen al presidente Barack Obama que ordene a las autoridades federales que no acepten la permanencia bajo custodia de inmigrantes detenidos en virtud de esta ley. También quieren que Obama anule el conocido como acuerdo 287g, que permite a los agentes de las policías locales aplicar la legislación federal sobre inmigración.

Mientras activistas derechistas de Tea Party también estarán presentes en Phoenix con su campaña "Compra Arizona ya" para boicotear el boicot. "Es para gastar nuestro dinero en Arizona y para oponernos a estos boicots que no son más que un ataque violento contra los propietarios de negocios", afirmó uno de los integrantes de Tea Party, Tony Katz, en declaraciones a la cadena ABC. "Los dueños de comercios no han hecho nada malo y son quienes están siendo atacados", explicó.
.