domingo, 6 de junio de 2010

Las Líneas de Chávez: ¡Campaña admirable! ¡Victoria admirable!


06-06-2010
Hugo Rafael Chávez Frías
chavez.org.ve

I
El lunes 31 de mayo el Estado terrorista de Israel aumentó su amplísimo prontuario con un nuevo e incalificable crimen. Me refiero al ataque realizado en aguas internacionales contra la flotilla humanitaria que se dirigía hacia Gaza.

Quiero rendirle el más sentido homenaje a quienes murieron a manos de los comandos israelíes, que perpetraron esta verdadera operación masacre. ¡Honor y gloria a estos mártires de la causa humana!

Una vez más se ha puesto de manifiesto la doble moral de Washington y el doble rasero que emplea, a la hora de condenar el terrorismo: su permisividad con el Estado de Israel, su socio en crímenes y tropelías, así lo demuestra.

Venezuela ha levantado su voz para exigir que se tomen medidas serias contra el régimen sionista. Hay que ir más allá de las condenas verbales para que cese el bloqueo criminal contra Gaza. No podemos abandonar a su suerte al heroico pueblo palestino.

A propósito, ¿cómo es posible que el Consejo de Seguridad de la ONU condene el ataque contra la flotilla de la libertad y no al atacante? Por supuesto, allí está la larga mano del imperio yanqui siempre presto a justificar al Estado de Israel y a garantizarle el ejercicio de la impunidad.

Vaya, una vez más, el testimonio de nuestra viva y activa solidaridad con la causa palestina: con un gran pueblo que quiere tener Patria.

II



El martes 1º de junio estuvo marcado por varios actos de graduación de la Misión Sucre en todo el país: Venezuela cuenta con más de nueve mil nuevos profesionales —4 mil 485 en Enfermería Integral Comunitaria— que van a batallar por su grandeza y por su felicidad.

Me tocó encabezar, en horas de la noche, el hermoso acto de graduación de la promoción de técnicos y técnicas del Programa Nacional de Enfermería Integral Comunitaria, del Colegio Universitario de Los Teques, “Cecilio Acosta”. En la Sala “Ríos Reyna” del Teatro Teresa Carreño, pude palpar el compromiso de quienes se han formado para fortalecer a la Misión Barrio Adentro, consolidando el Sistema Público Nacional de Salud.

La trascendencia de la Misión Sucre es indiscutible. Por eso mismo debemos cuidarla y fortalecerla permanentemente, corrigiendo sus debilidades y sus fallas.

A 180 años del cobarde asesinato del Mariscal Sucre este 4 de junio, nada mejor para rendir tributo a su memoria, que continuar impulsando el carro de la revolución.




Ya lo había dicho el mártir de Berruecos, el cristo de Cumaná, desde la Bolivia que nacía en sus brazos:

“Cuando la América se fue a la batalla por su libertad, lo hizo también por la justicia, su compañera inseparable. Sin el goce absoluto de ambas, habría sido inútil su emancipación”.

Es el Sucre Socialista.

¡Contigo vamos, Mariscal nuestro!

III
No bastándole el intento de desestabilización que recientemente urdió en torno a las divisas, la oligarquía apátrida ha vuelto a enfilar sus baterías contra el Estado Nacional Bolivariano.

Los oligarcas nos han declarado una guerra económica: pretenden generar desabastecimiento y crear zozobra. Todo ello con la mira puesta en las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

¿Quiere la burguesía guerra económica?, pues entonces guerra económica tendremos que dar el pueblo y los trabajadores, pero a nuestro país no lo van a detener en su rumbo hacia el socialismo. Estos señorones que siempre se han creído dueños del destino nacional, no nos van a amedrentar con sus billeteras y el manejo golpista de sus empresas.

IV



El que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que oiga. Son otros aires los que ya se respiran en materia industrial: así pudimos corroborarlo el miércoles 2 de junio al visitar la empresa socialista Industrias Diana, en Valencia.

Lo primero que quiero destacar es el hermoso compromiso patrio y la conciencia revolucionaria de sus trabajadores. Ellos están demostrando que son perfectamente capaces de conducir esta empresa.

Diana es luminoso ejemplo de un modelo productivo orientado a satisfacer, con calidad, las necesidades de nuestro pueblo.

Recordemos que antes de su nacionalización, en junio de 2008, esta empresa estaba literalmente en el suelo, e iba a ser vendida a una transnacional. Los trabajadores no sólo la pusieron a funcionar, sino que aumentaron en un 50% su capacidad productiva en distintos rubros.

Y si este ejemplo no bastara, ahí están Lácteos Los Andes y Café Fama de América. Estos grandes emprendimientos socialistas son fiel reflejo del descomunal potencial humano que nos ampara.

Tal como lo recordé el pasado miércoles, hoy reitero unas lúcidas palabras de Kléber Ramírez con el fin de ilustrar nuestra irrenunciable concepción: “Debemos, pues, orientar la economía nacional teniendo como principio la necesidad de realizar una real y justa distribución de la riqueza. Pero, aun así, lo que sí será definitivamente imprescindible para la obtención segura de nuestros objetivos propuestos, es que la sociedad logre hacer conciencia colectiva de que tenemos que apoyarnos en nuestros propios esfuerzos, contando principalmente con nuestros propios recursos”.

V
No vamos a minimizar la gravedad del hecho que significa el abandono de una importante cantidad de alimentos en la aduana de Puerto Cabello. Pero en honor a la verdad, no representa ni el 1% del gigantesco caudal de alimentos que diariamente le llega al pueblo a través de Mercal y Pdval.

La canalla mediática se ha cebado en el caso, pretendiendo enlodar a la Revolución Bolivariana. No lo lograrán: ¡no podrán con nosotros!

Éste es un Gobierno revolucionario y no le tiembla el pulso para reconocer las desviaciones de ciertas personas en sus tareas, y hacer los correctivos necesarios.

A la corrupción, viejo cáncer heredado, hay que erradicarla de raíz: buscaremos a los responsables, estén donde estén y se vistan del color que sea.

No descansaremos, llegaremos al fondo de este caso. Pero no nos harán desviarnos de la hoja de ruta hacia el gran objetivo que definiera nuestro Libertador: la suprema felicidad social. ¡El Socialismo, pues!

VI




El PSUV ya está desplegado y en batalla. Así se puso de manifiesto el jueves 3 y el viernes 4 de junio en las inscripciones de nuestros candidatos y candidatas a la Asamblea Nacional en todo el país: cuánta pasión revolucionaria y cuánto fervor militante de un pueblo que sabe perfectamente lo que está en juego el 26 de septiembre; ese pueblo no va a permitir que la burguesía le cierre el camino.

Hoy sábado 5 de junio, día en que redacto esta nueva entrega de “Las Líneas”, estaré juramentando a las y los responsables de las Unidades de Batalla Bolívar 200.

Debemos tener absoluta claridad en un punto: si queremos que esta Campaña sea, en realidad y en verdad, Admirable, debemos hacer énfasis en el contacto directo con las electoras y los electores.

De allí que la capacidad comunicativa de los miembros de cada patrulla Bolívar —funcionará una por cada mesa electoral— va a ser decisiva. No se trata de recitar decálogos o de adoctrinar: se trata de apelar a la sensibilidad y la inteligencia de cada compatriota; se trata de persuadir, con nuestros argumentos, para que quienes aún no están convencidos de las bondades de la vía venezolana hacia el socialismo, se convenzan por sí mismos.

Camaradas, insisto: la organización básica para el combate es tan decisiva como sencilla:

Por cada centro electoral, funcionará una Unidad de Batalla Bolívar- 200 (UBB-200).
Por cada mesa electoral, funcionará una Patrulla Bolívar-200.
Cada Patrulla Bolívar-200 tendrá 50 patrulleras/patrulleros, en promedio.
Cada patrullera/patrullero tendrá asignados diez votantes (1×10).
¡Más claro no canta un gallo!

¡Camaradas, comenzó otra Batalla!

¡Vamos pues, a otra Victoria!

¡Campaña Admirable!

¡Victoria Admirable!