viernes, 11 de junio de 2010

“Díganles que se larguen de Palestina"


La emboscada a la periodista Helen Thomas

Gary Leupp
Counterpunch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
10-06-2010

¡Escándalo!
La periodista acreditada en la Casa Blanca que cubría una celebración del Mes del Patrimonio Judío-Estadounidense en la Casa Blanca el 27 de mayo fue abordada en la acera por alguien que le pregunta: “Algún comentario sobre Israel? Estamos preguntando a todos hoy –¿Algún comentario sobre Israel?”

Sonriendo como una abuela –como hace una mujer de 89 años cuando repentinamente se le acerca un muchacho de 17 que parece sinceramente interesado en sus pensamientos– replica: “¡Díganles que se larguen de Palestina!”

“¡Ohhh!... responde el encuestador. “¿Algún comentario mejor?” (Una voz en el fondo: “¡Helen es divertida!”)

“¡Ja, ja, ja!” ríe Helen. “Recuerde que esa gente está ocupada, y que se trata de su país, no alemán, y tampoco polaco.”

“¿Entonces adónde deberían irse? ¿Qué deberían hacer?”

“Deberían irse a casa. A Polonia. A Alemania.”

“¿Dónde se encuentra su casa? ¿Dice que los judíos deberían volver a Polonia y Alemania?”

“Y a EE.UU. y a todos los demás sitios”.

Una semana después el vídeo de la entrevista improvisada aparece en “RabbiLIVE.com,” sitio en Internet del rabino David Nesenoff. (A propósito, ¿quién es este “rabino vivo”? ¿Quién es este rabino que destruyó la carrera de un ícono de la prensa en Washington? ¿Cuántos periodistas se dan el trabajo de preguntarlo?)

El clip comienza y termina con un estridente acompañamiento musical y concluye con la nota: “Seis millones de judíos murieron en Alemania y Polonia. ¿Sabe Helen que los judíos han vivido en Israel mucho antes del Holocausto? ¿Cómo puede Helen informar sin prejuicios?”

Según un informe, el interrogador fue Adam Nesenoff, hijo de David. Este último “esperó con la primicia de Thomas” durante una semana mientras su “hijo-de-webmaster” pasaba sus exámenes finales.

“Por lo tanto esperamos” dijo el rabino Nesenoff a Yahoo News. “Y por cierto, durante la espera, sucedió lo de la flotilla”. Nesenoff no explica en qué tiene que ver el ataque israelí a la flotilla humanitaria a Gaza con Helen o con la oportunidad de la emisión del vídeo. Pero evidentemente influyó (¿y tal vez los comentarios de Thomas al respecto?) en la fecha escogida para el vídeo. Y una vez que estuvo en línea, la Casa Blanca –que no se indignó en absoluto por el asesinato de 9 trabajadores humanitarios por las “Fuerzas de Defensa de Israel” la semana pasada– condenó de inmediato a la periodista.

Nesenoff se puso en contacto con sus empleadores, Hearst Newspapers, diciéndoles que tenían que “librarse de ella”. Y lo hicieron.

¡Escándalo! ¿Por qué? Una periodista es repentinamente abordada en la acera por dos estudiantes universitarios que dicen que están preguntando a todos ese día si tienen comentarios sobre Israel. (Podría preguntar: ¿Para empezar, por qué ocurrió? ¿Era un proyecto para una escuela? ¿Hay otras entrevistas filmadas que el joven Adam que quisiera compartir para demostrar que él y su amigo estaban realmente “preguntando a todos” y no sólo a Helen?)

“Díganles que se larguen de Palestina”. Obviamente fue una declaración totalmente espontánea, y podría significar simplemente: “Díganles que se retiren de los territorios ocupados, como lo exige todo el mundo”.

El entrevistador responde con aparente humor, pidiendo más comentarios. Así que la veterana periodista dice: “Recuerde que esa gente está ocupada, y que se trata de su país.” Es, claro está, absolutamente cierto que los sionistas ocupan tierra palestina. Este hecho, no el comentario, es escandaloso. La mayor parte de la gente del planeta lo comprende.

“¿Adónde deberían ir?” pregunta retóricamente el joven, tal vez excitado por su momento de triunfo. En esta conversación elíptica, el “ellos” podría haber sido interpretado por Helen, que acaba de mencionar tierra “ocupada”, como referencia a los colonos ede Cisjordania o de los Altos del Golán. El tópico en discusión es Palestina, que es más probable que en el uso periodístico en EE.UU. se refiera a un futuro Estado palestino que al Estado de Israel en sus fronteras de 1967. Pero el vídeo está sesgado para que parezca como si Thomas hubiera dicho que todos los judíos en Israel y en los territorios ocupados deberían irse, y volver a sitios en los que tuvo lugar un asesinato masivo.

A los que se interesan por justicia, les sugiero que es injusto. No es lo que Helen Thomas dijo. Dijo que Israel debería abandonar Palestina. Cuando la instaron a decir adónde debería irse esa gente se refirió a países con poblaciones judías históricamente grandes. De hecho, numerosos israelíes abandonan Israel hacia esos países. (Unos 14.000 judíos israelíes se fueron cada año entre 1990 y 2005. Según un sondeo de 2007, la mitad de los jóvenes israelíes entre 14 y 18 años expresaron el deseo de vivir fuera de Israel, al que le auguran un futuro sombrío. Un inmenso porcentaje de israelíes ha solicitado una nacionalidad extranjera o planea informarse sobre el tema; muchos europeos la ofrecen generosamente a descendientes de ciudadanos que pueden demostrar su ascendencia. La sinagoga de Berlín tiene 12.000 miembros y prospera. Ahora hay posiblemente 55.000 judíos en Polonia, muchos de ellos emigrados de Israel después de la admisión de Polonia a la UE.)

No está claro qué dijo exactamente Thomas en esa espontánea conversación fragmentaria en la acera con muchachos que dijeron que, por algún motivo, estaban pidiendo a “todos que comentaran sobre Israel”. El rabino Nesenoff dice que publicará nuevos pasajes, pero es probable que la parte mencionada sea la más “controvertida”.

Supongamos simplemente que lo que Thomas dice es que el establecimiento del Estado judío fue algo malo en sí, una catástrofe para el pueblo palestino indígena. (Es casi seguro que éste incluye, a propósito, a descendientes de los antiguos habitantes de Judea. Nunca hubo una dispersión total –diáspora– de judíos de la Judea romana. Después de las rebeliones contra la dominación romana en la provincia entre los años 66 y 135, una cantidad grande pero indeterminada de judíos fueron expulsados de Judea como castigo. Pero los romanos no “dispersaron” completamente a los judíos, y probablemente no habrían podido hacerlo. Muchos se quedaron, algunos se hicieron cristianos y después musulmanes.

Es totalmente posible que el ADN de muchos palestinos esté más cerca del de los judíos del Siglo I que del de judíos con siglos de ascendencia europea. Y en el Siglo I ya había inmensas cantidades de judíos fuera de Judea, muchos voluntariamente, constituyendo comunidades comerciales desde Gran Bretaña a India. San Pablo visitó numerosas sinagogas en Anatolia y Grecia y soñó con predicar el evangelio cristiano a los judíos de España.

Supongamos que Thomas dice que los sionistas deberían haberse quedado en Europa (donde el antisemitismo había disminuido considerablemente en el último medio siglo y ahora vuelve a aumentar sobre todo como resultado de la política israelí hacia los palestinos) en lugar de impulsar sus planes en Palestina bajo la dominación turca o el mandato británico. Tal vez dice que fue erróneo que los sionistas aterrorizaran a los palestinos para que huyeran de sus aldeas en la diáspora de 1948. Tal vez dice que es erróneo que Israel acepte a cualquier judío (según la definición del establishment rabínico) como ciudadano, mientras niega a cientos de miles de árabes el derecho a retornar a su patria. Si es así, muchos están de acuerdo con ella. Yo, en todo caso, lo estoy.

Pero hay algunos que piden que todos aceptemos una cierta manera de ver a Israel. Todos deben, para evitar acusaciones de antisemitismo, estar de acuerdo con los puntos siguientes:

El establecimiento del Estado de Israel fue absolutamente necesario, para impedir la aniquilación del pueblo judío en un futuro holocausto. (Por cierto, una afirmación que no se puede demostrar. La población judía global es ahora aproximadamente la que era en los años diez del siglo pasado –unos 16 millones– y si está disminuyendo es sobre todo por el control de natalidad y los matrimonios mixtos. La perspectiva de futuros Auschwitz parece mínima).
El Estado judío debe estar en las fronteras del antiguo Estado de Israel, como existió durante el reino (legendario) del Rey David, como lo describe la Biblia. Es el derecho de los judíos reconstituir ese Estado, del que fueron injustamente expulsados. Siempre ha sido su derecho, no importa dónde hayan estado. Es su derecho “inalienable” vivir en Israel. (Decenas de millones de cristianos sionistas apoyan esta idea, y señalan que Dios, en la Biblia, convirtió a los judíos en su Pueblo Elegido, y les dio esa tierra. ¡Y basta!
El establecimiento del moderno Estado de Israel fue el resultado de una lucha justa y humana. El desplazamiento de cientos de miles de palestinos árabes fue culpa de ellos mismos, o una consecuencia de propaganda de los regímenes árabes que los instaba a huir. (Historiadores israelíes como el admirable Ilan Pappé han desmentido efectivamente esta afirmación.)
La ocupación de tierras invadidas en 1967 es necesaria como medida de seguridad contra el antisemitismo árabe, un odio irracional contra los judíos. (Tal vez se puede propugnar la retirada de los territorios ocupados, e incluso promover una solución de dos Estados, sin ser llamado antisemita. Pero si se señala con toda naturalidad que la ocupación contraviene el derecho internacional, es cruelmente implementada, y produce enormes sufrimientos, hay que contar con acusaciones de antisemitismo.)
Si no se está de acuerdo con que Israel es un ejemplo de moralidad y un fanal para el mundo, “la única democracia en Oriente Próximo” que sólo vela razonablemente por sus necesidades de seguridad contra un mundo que es (sin motivo) hostil, puede ser acosado, hostigado, intimidado, desacreditado, perder su titularidad, despedido. Helen fue despedida. Ése es el verdadero escándalo en este caso.

“Por lo tanto esperamos. Y, por cierto, durante la espera, ocurrió lo de la flotilla.” Sí, un muchacho turco-estadounidense de 19 años (entre otros nueve) fue asaesinado a tiros a quemarropa en la cabeza y en la espalda en aguas internacionales por secuestradores israelíes que después afirmaron que sus víctimas querían “lincharlos”. Efectivamente transmitieron el mensaje: “No os metáis con Israel.” Y luego Helen, de 89 años, fue emboscada (¿linchada?) en la calle por ese muchacho de apariencia inocente.

¿El mensaje? ¡Cállense, críticos de Israel, terroristas, antisemitas!”

Espero que Helen Thomas siga hablando y escribiendo. Ella comprendió y denunció las brutales realidades de la historia reciente, y es demasiado joven para callarse.

……

Gary Leupp es profesor de historia en la Universidad Tufts, y profesor adjunto de Religión Comparativa. Es autor de “Servants, Shophands and Laborers in the Cities of Tokugawa Japan”; “Male Colors: The Construction of Homosexuality in Tokugawa Japan”; e “Interracial Intimacy in Japan: Western Men and Japanese Women, 1543-1900”. También colaboró con la despiadada crónica de CounterPunch sobre las guerras en Iraq, Afganistán y Yugoslavia: “Imperial Crusades.” Para contactos escriba a: gleupp@granite.tufts.edu

Fuente: http://www.counterpunch.org/leupp06082010.html