lunes, 14 de junio de 2010

Abren investigación penal en Estambul contra piratas israelíes


5 DE JUNIO DE 2010

Al término de las obsequias nacionales de las víctimas, la fiscalía de Estambul-Bakırkoy abrió una investigación sobre los actos de piratería cometidos el 31 de mayo de 2010 por Israel en aguas internacionales del Mediterráneo.

Por orden del fiscal Mehmet Taştan los nueves cadáveres devueltos por Israel a Turquía fueron objeto de autopsias. Estas demostraron que casi todas las víctimas fatales fueron alcanzadas por numerosos disparos a quemarropa. El fiscal Mehmet Tastan ordenó también la recogida de declaraciones entre los testigos y las víctimas, con excepción de aquellas que reciben actualmente cuidados médicos de carácter intensivo.

Según fuentes cercanas a los investigadores, el fiscal turco parece estar planeando la inculpación de los jefes de los piratas, o sea de Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel; el general Ehud Barak, ministro de Defensa, y el general Gabi Ashkenasi, jefe del Estado Mayor Interarmas. Los mencionados personajes serían acusados de piratería, agresión y lesiones, asesinatos, así como de detención arbitraria y secuestro.

El fiscal tendrá que limitar sus conclusiones a la realización de los crímenes cometidos únicamente contra los ciudadanos turcos que se encontraban a bordo de los dos barcos de bandera turca asaltados por los comandos israelíes en aguas internacionales.

En virtud del artículo 77 del Código Penal turco, el fiscal encargado del caso puede presentar igualmente cargos por crímenes contra la humanidad. El ministerio de Justicia turco ha creado un grupo de trabajo encargado de analizar todas las implicaciones del caso a la luz del derecho turco y del derecho internacional.

Si el Estado de Israel decidiera impedir la aplicación de penas pronunciadas por una jurisdicción turca contra ciudadanos israelíes juzgados en ausencia, los demandantes podrían desistir de sus propios derechos a favor del Estado turco, que pondría entonces la cuestión en manos de la ONU.
La comisión de Justicia del parlamento turco ya presentó el caso a sus homólogas del parlamento de la Unión Europea y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Por otro lado, la muerte durante el ataque del ciudadano turco-estadounidense de 19 años Furkan Dogan pone al Departamento de Estado estadounidense en una situación particularmente incómoda.

La administración Obama se ha pronunciado hasta ahora en contra de la creación de una comisión investigadora del Consejo de Seguridad de la ONU y ha expresado su confianza en que la justicia israelí será capaz de realizar una investigación de carácter nacional «rápida, imparcial, creíble y transparente, en el respeto de las normas internacionales», pero difícilmente podrá impedir la apertura de un proceso penal por parte de una jurisdicción estadounidense.