miércoles, 16 de junio de 2010

Una Organización Pro-Palestina Británica Demandará a Líderes Israelíes


Al-Manar
16/06/2010

Una organización caritativa británica se ha unido a una campaña para pedir el procesamiento legal de las autoridades israelíes por el reciente asesinato y maltrato a los activistas que se dirigían a Gaza.

Fuerzas israelíes atacaron el 31 de mayo en aguas internacionales a la Flotilla de la Libertad, que llevaba ayuda humanitaria dirigida a romper el bloqueo israelí de la Franja de Gaza. El asalto costó la vida a 8 activistas turcos y uno norteamericano de origen turco. Varias decenas de activistas resultaron heridos.

La presidenta de la organización británica Fondo de Ayuda Legal a Palestina (PLAF), Mary Nazzal-Batayneh, dijo el martes que iba a emprender acciones judiciales por cuenta de las familias turcas que perdieron a sus seres queridos, señaló AFP. La querella también busca representar a varios centenares de activistas que fueron arrestados y sometidos a violencia, añadió.

Batayneh dijo que los activistas habían sido “secuestrados y encarcelados” y que muchos de ellos fueron “golpeados y heridos”. Además, “casi todas sus pertenencias fueron confiscadas.”

Ella dijo que el grupo contrataría a abogados reconocidos internacionalmente y comenzaría a finales de mes a recaudar fondos para la acción legal. “Un juicio será celebrado en el Reino Unido basado en el sistema legal británico,” dijo Batayneh.

Incluso antes del asalto, la líder del PLAF dijo que la organización iba a demandar a las autoridades, compañías y organizaciones israelíes, a las que hay que culpar por el sufrimiento palestino.

Israel, mientras tanto, ha rechazado una demanda de las Naciones Unidas para que acepte una investigación internacional por la matanza, insistiendo en que llevará a cabo su propia “investigación” interna.

Turquía ha señalado que una investigación interna israelí “carecerá de cualquier credibilidad.”

Los supervivientes franceses del ataque han señalado también que promoverán una acción legal contra Tel Aviv a través del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, canceló una prevista visita a Francia después de que varios activistas pidieran a la policía francesa que lo detuviera a su llegada.