viernes, 15 de marzo de 2013

¿Qué está pasando en Siria?

Entrevista a Manibal Sarkis y a Tamer Sarkis

 Buenas noches. ¿Cómo se está desarrollando en Siria la guerra contra el terrorismo? ¿Cómo veis la situación por parte del ejército?
Dr. Manibal Sarkis: Según las últimas noticias, hay buenos avances, tanto en Damasco y sus alrededores como en Alepo e Idleb, y realmente parece que se está limpiando la zona antigua de Alepo. Antes de venir a Zaragoza, según había comprobado en las noticias en relación a los combates alrededor del aeropuerto de Alepo y en sus cercanías, parece que los terroristas tuvieron que huir. Según los informes y las noticias del ejército ha habido muchos muertos entre los armados y estos han tenido que salir de esa zona. Yo he podido comprobar esto ayer mismo en varias fuentes.

  Tamer Sarkis: En mi opinión, las perspectivas de desenlace del conflicto en favor del país, dan un salto cualitativo desde el momento en que, al haber demostrado las ratas y los mercenarios su completa inoperancia para ocupar posiciones de Poder Político y para derrocar las instituciones y subvertirlas, sus propios Padrinos se están re-planteando seguirles ayudando al nivel en que lo han estado haciendo hasta ahora. El mismo Obama, ahora con la sustitución de parte de su Departamento de Estado y de su Administración después del percance que ha sufrido Hillary Clinton, ha situado a gente menos agresiva con respecto a “la cuestión de Siria”. Ello demuestra que ha mejorado la situación, que da ahora otro salto cualitativo con la implicación del Pueblo a través de los Comités de voluntarios.

 Por seguir tratando cuestiones sobre el terreno, ¿qué papel creéis que está jugando el pueblo kurdo ahora mismo en el país y en el desarrollo de los acontecimientos?

 Dr. M.S.: Dentro del pueblo kurdo, hay una fracción fundamental que es el Partido Democrático Kurdo, que posee representación en el Parlamento y creo que en el gobierno. En los Comités de defensa en la zona norte de Siria, el PDK juega un papel fundamental en el sentido de defender la unidad del país y contra los grupos mercenarios terroristas. Con estos últimos se han enfrentado más de una vez, sobre todo en las regiones cercanas a Turquía. Las voces que más he podido escuchar son voces llamando a la cordura, a la unidad del pueblo sirio y a una solución dialogada que respete la unidad del país y todos sus objetivos futuros.

 T.S.: Estoy completamente de acuerdo. Sólo añadir que los kurdos son un pueblo, tienen consciencia de pueblo, pero no se han cosificado como pueblo en contradicción con la nación a la que pertenecen como pueblo. Es decir: no han caído en la trampa divisionista que el Imperialismo tiende, al practicar atentados selectivos y ataques selectivos étnicos para, como ha hecho en tantos casos anteriormente –en Yugoslavia y un largo etcétera-, oponer a los pueblos entre sí. En otras palabras: no se han dejado tomar el pelo en tal sentido. Y no sólo los kurdos, sino que los cristianos maronitas sirios tampoco lo han hecho. A pesar de que el imperialismo ha puesto toda la carne en el asador para convertir a los cristianos en víctimas y en objetivos prioritarios de sus fechorías, no han caído en el error de, en reacción, reivindicar una separación o una escisión. Por el contrario, se defienden como sirios y están convencidos de que, aunque parezca un tópico pero es que es ciertísimo, la unidad y la perspectiva de unidad hacen la fuerza. Gobierno y oposición han mantenido conversaciones a lo largo del conflicto.

¿Creéis que se podría llegar a un entendimiento con estos sectores de la oposición para marginar conjuntamente a los terroristas y a otras fracciones “radicales”? Dr.

M.S.: En este sentido, por lo menos Rusia ha pedido a los países que apoyan a estas bandas terroristas y a todos los grupos armados que hagan todo lo posible por presionar sobre dichas bandas para que dejen un margen de diálogo entre las facciones o diferentes facciones de la oposición y el gobierno. Lo que pasa es que la oposición siria está muy dividida, de manera que no sabemos cuántas y cuántas oposiciones hay. Sin embargo, queda la oposición realmente del interior que siempre ha estado contra cualquier injerencia o intervención extranjera de la OTAN y otros países en el conflicto; con estos siempre se puede dialogar y de hecho el ministro de asuntos exteriores sirio Walid Mualem hizo un llamamiento desde Moscú para dialogar incluso con los que han llevado armas. Entonces, el diálogo está solicitado a voces y sería la única manera ahora mismo para poder, quizás, parar la destrucción del país tal y como ella está sucediendo. Pues el terrorismo, cuando se ve debilitado, cuando ve que no gana realmente zonas firmes sobre el terreno, acude a los coches bomba y a producir una cantidad tremenda de muertos tal y como ocurrió recientemente en Damasco, donde hubo cientos de heridos y muertos en varias zonas de la ciudad. En Iraq, después de diez años y tantos cientos de miles de soldados de la OTAN, de servicios de seguridad, etc., sigue habiendo atentados. En Afganistán, como es sabido. También en Pakistán. Es casi imposible poder terminar con este tipo de atentados.

 T.S.: Así mismo, una de las contradicciones es la siguiente: parte de la oposición o fracciones de la misma, que profesaban propuestas claramente anti-patrióticas, y quienes creían que iban a poder hacerse un hueco mediante la negociación forzada por las armas, a fin de alcanzar cuotas o parcelas de Poder dentro del juego político y sacar así adelante las medidas o reformas que querían emprender, y quienes, por tanto, estaban por ese proyecto de forzamiento armado para llegar a unas negociaciones que los pudieran integrar en el sistema político, son fracciones que han visto y han comprobado que no poseen la base social que creían. Por eso, su ambición de negociar se ha esfumado al ver que el Pueblo no se ha dejado engañar –porque ellos creían que, al integrarse en el aparato político-institucional a través de su base social, votante de ellos en un momento dado, obtendrían representatividad para poder sacar adelante sus medidas anti-patrióticas, liberalizadoras y vendedoras del país. Desde hace tiempo piensan que para qué van a negociar a fin de alcanzar cuotas de representatividad, cuando han comprobado que no van a poder hacerlo -que no se comen nada (en términos de apoyo y representatividad).

Dr. M.S.: Aparte de esto, Turquía, por boca de su ministro de exteriores, pidió que no se negociara. Cada vez que ven que realmente puede haber algo en tal sentido, hay más presiones por parte de Turquía, tanto como de Qatar, etc.

 Entonces, el diálogo que el gobierno sirio ha estado proponiendo en diferentes ocasiones, ¿podríamos decir que no ha encontrado ningún tipo de respuesta?

Dr. M.S: Hay diálogo con las fuerzas de la oposición en el interior. Todos sabemos que están las coordinadoras de la oposición dentro de Siria, que han rechazado desde siempre cualquier injerencia extranjera y representan varios partidos –hay veinte o treinta partidos nuevos en Siria, porque, ya sabe, en estas condiciones crecen mucho los partidos y crecen mucho las opiniones, etc. Es decir: hay una oposición formada por muchos opositores que no coinciden entre ellos pero que son dados al diálogo y quieren dialogar. Y hay otros que son quienes reciben todo el apoyo desde el exterior y son financiados y armados; a estos, de momento, sus mismos amos no les dejan dialogar.

T.S.: Dentro del aparente caos y dentro del aparente batiburrillo de cien mil organizaciones opositoras, puede trazarse una línea divisoria que agrupa en dos líneas fundamentales la oposición. La que es oposición de un país, hacia otras líneas políticas, y, por otra parte, lo que es la oposición al país, la oposición contra el país. Esta segunda no va a negociar porque no tiene nada que negociar. No representa y no expone intereses internos a partir de los que negociar su salida adelante. Tiene una labor destruccionista y por tanto es un error decretar medidas de amnistía, tendiéndole la mano esperando alguna reacción favorable, dado que todas esas medidas son un pozo sin fondo que sólo va a alimentarlos. No hay fondo político interno que quieran representar.

 ¿Creéis que, después de tantos meses de conflicto, el Partido Baaz ha sabido utilizar correctamente el potencial que tenía el Frente Nacional Progresista?

Dr. M.S.: De momento, por lo que nosotros hemos podido ver, el papel del Partido Baaz ha sido realmente pobre. Recientemente hubo un congreso general para elegir nuevas directivas y quizás den otro papel al FNP, otra iniciativa, que sería capaz de adecuar el partido al momento actual. Sin embargo, los comités de defensa civil que se han creado últimamente para defender los barrios, son del Partido Baaz en su mayor parte (al parecer). El Baaz, en los últimos treinta años, ha sido invadido muchas veces por gente con intereses que a la hora de la verdad han desaparecido. Ello habría mermado su papel desde el inicio del conflicto. Esto es lo que hemos podido observar sobre la cuestión, sin tener datos muy concretos.

 T.S.: Desgraciadamente, la línea centrista de Bashar Al Assad ha servido para fomentar que, de forma honesta, mucha gente se haya dejado engañar por la llamada oposición y se haya dejado arrastrar por ella. A veces incluso gente que esperaba una línea donde el cambio social profundo y el ahondamiento en las reformas fuera más decidido. En ese sentido, el centrismo, la tibieza, se ha ganado demasiados enemigos por un lado y por el otro. Por el lado de los enemigos del país y de los vende-patrias y de la derecha, y también por el lado de partidarios de una línea más hondamente social. Por el lado de las fracciones vende-patrias, no hay problema en que su contradicción con la política nacional vaya destapándose y exponiéndose a las claras, porque la lucha de clases no es un proceso que pueda ser solapado en última instancia. Pero, del otro lado, hay gente que ha visto que, incluso con un ministro de economía comunista, no se han dado los pasos necesarios para evitar la desarticulación industrial iniciada anteriormente. Es el caso del algodón, cuando vemos que esta materia se produce cada vez más intensiva y extensivamente en Siria y se baten récords de productividad y de eficiencia -cosa que está muy bien- pero sin embargo el tejido industrial algodonero va mermándose. Ello significa que el producto de dicha actividad está orientándose hacia la exportación, hecho que no es lo mejor para la soberanía productiva del país. Por tanto: es preciso más protagonismo comunista, más giro hacia la lucha de clases y mayor afirmación de la posición del proletariado. Pero aun así, el pueblo entiende que la contradicción principal es entre la nación y sus enemigos y, en consonancia, ha apoyado en un 91% al Frente Nacional Progresista en las elecciones. El pueblo ha sabido valorar que una cosa es la crítica que estoy haciendo, que es una justa crítica, y otra cosa es que la contradicción principal exige la unidad.

En este sentido, algunas personalidades y organizaciones, como por ejemplo el Partido Comunista de Siria, han situado que parte del conflicto reside precisamente en la política económica liberal que se viene impulsando desde el Partido Baaz en los últimos años. ¿Qué opinión tenéis al respecto?

Dr. M.S.: El anterior ministro de economía fue el primero que se escapó del país con todas las riquezas y dinero que pudo recopilar. Fue él quien impulsó todas estas políticas liberales que realmente han traído muchas desgracias a la gente pobre.

 T. S.: Yo creo que la génesis de la situación actual que Siria sufre no reside en modo alguno en esa línea nefasta liberal anterior, sino que está en que el imperialismo no ha sabido encajar la rectificación hecha por el Gobierno respecto de esa línea nefasta. Precisamente, cuando el Gobierno inicia esta rectificación, es cuando “eclosiona” más la rebelión, que no es tal, sino una ocupación paramilitar y mercenaria. En ese sentido, ha sido al contrario; es decir, la actual situación obedece a la mala digestión imperialista respecto de que el gobierno le quitara, por su rectificación, algo que ya creía tener en sus fauces.

Estáis hablando por ejemplo de rectificación. Pero por ejemplo la última constitución que se aprobó hace menos de un año, podríamos decir que es una constitución que acerca más al país a los parámetros de la democracia burguesa, respecto de la constitución anterior, que daba un papel preponderante a los medios de producción estatales, garantizaba constitucionalmente ciertos derechos sociales, mientras que la constitución que se ha aprobado recientemente se acerca más al modelo de democracia burguesa. De hecho el partido comunista (Bagdache) no apoyó el proyecto.

 Dr. M.S.: Yo no he leído la Constitución letra por letra, pero tenemos nuestras reservas también desde el principio. No solamente sobre estas cuestiones, sino también en relación a otros artículos que hablan por ejemplo sobre la que tiene que ser la religión del presidente, así como otras cuestiones. Todos somos sirios y todos debemos tener los mismos derechos más allá de nuestra confesión. En cuanto al componente económico, estoy de acuerdo en que se debería haber vuelto a la Constitución anterior o haberla desarrollado todavía más, pero yo creo que esto se ha hecho bajo un consenso para acercar a cierta gente momentáneamente. Según cómo termine el conflicto, será modificada. Esta no es una Constitución para cien años. Me parece que esto ha sido algo provisional, para intentar captar a la mayor parte de la gente, evidentemente no del gran Capital, pero sí del mediano hacia abajo, y lograr en este sentido un consenso, para luego poder cambiar rápidamente la Constitución. Yo evidentemente la cambiaría tal como dice el partido comunista o incluso más, pero también comprendo que ahora la situación del país no permite mucho más, aunque a lo mejor me equivoque.

 T.S.: Por ejemplo, la anterior Constitución hablaba de carácter social de la propiedad mientras la actual habla de utilidad social. El concepto de utilidad social, con respecto al de carácter social, es una involución; es un paso atrás. Pero creo que el gran valor de esta Constitución, a pesar de ser criticable por algunos de sus contenidos, reside en probar, mostrar y demostrar al Pueblo -quien ya lo tiene demostrado pero a quien una vez más se le reafirma-, la raíz democrática de los principios rectores de la política, deconstruyendo así, por su sola existencia, el tópico del “autoritarismo del sistema”, según el que el Estado sirio no sería un Estado de Derecho sino de hecho. Tal es el gran estereotipo mentiroso que utilizan los enemigos de Siria para ganarse opiniones que flotan en la inopia en nombre de la lucha por la democracia, y, haber ganado el consenso para materializar y hacer valer la Constitución, es un proceso que muestra a las claras que Siria es un sistema constitucional apoyado en referéndum. Por tanto, la Constitución tiene ese valor como tal, por el hecho mismo de ser, más allá de la contradicción relativa a algunos de sus contenidos.

Dr. M.S.: Sinceramente creo que es bastante provisional. Pronto muchas cosas se van a cambiar. Ha habido en los últimos meses momentos de tensión internacional bastante importantes como el reciente ataque de Israel a Siria, diferentes ataques turcos, propaganda mediática sobre armas químicas, etc.

Entonces, ¿creéis que se podría producir una invasión sobre el país tal y como está la situación, que inevitablemente desataría una guerra regional?

Dr. M.S.: Todas estas provocaciones querrían llevar a Siria a una guerra imperialista directa, que en vistas a la situación general del país no es beneficiosa. Qué más quisieran los terroristas y los atlantistas que Siria respondiera por ejemplo a un ataque israelí o turco para utilizarlo como motivo para lanzar una guerra mucho más amplia de la que no sabríamos las consecuencias. Yo no voy a repetir la premisa de que se responderá en el momento y lugar oportuno, pero me parece que alguna que otra cosa ya se ha hecho. Las respuestas no necesariamente han sido un bombardeo a una base israelí; hay otro tipo de respuestas, aunque no se hayan difundido. Los terroristas, el plan de los Hermanos Musulmanes, el Plan de la OTAN, es provocar a Siria para tener el motivo directo. Como es conocido, ya han desplegado los patriot en Israel y en Turquía, han hecho maniobras en Jordania, han hablado mucho de las armas químicas, etc. Están buscando, pero ven que la opinión mundial no está totalmente madura para aceptar un ataque de gran calibre, y por otra parte están condicionados por la postura tanto rusa como china, así como por Irán, que ya ha evocado al Tratado de defensa mutua y que está dispuesto a todo. También Rusia mandó flotas al Mediterráneo para hacer ejercicios nunca vistos en época alguna, con más de 110-120 buques de guerra. Actualmente, Rusia ha decidido dejar su flota en el mediterráneo indefinidamente en el puerto de Tartús. Tampoco la situación mundial les favorece mucho para ir más allá. ¿Que Israel puede bombardear un puesto militar o civil o de investigación?. Puede hacerlo, pero también Siria, si quisiera que la cosa fuera a más, no precisaría ni de enviar ningún avión. Le bastaría con lanzar misiles scud que llegan hasta Gaza o el Sinaí, y entonces la cosa sería muy distinta. Pero repito: me parece que alguna cosa ya se ha hecho en ese sentido de dar respuesta a los ataques israelíes. T.S.: Suscribir lo que dice el compañero. Solamente añadir que creo que a corto-medio plazo el bloque declinante, el bloque anglo-sionista, va a la guerra; está determinado a ella. No por una voluntad subjetiva, sino porque, en su racionalidad económica, la dominación mundial que conseguía a través de dominar la finanza “internacional” por medio del FMI y otros organismos cripto-estadounidenses, es un dominio que está diluyéndose desde el momento en que a los Estados Unidos le crecen los enanos: hay países que abandonan su órbita, mientras hay países que están boyantes, como Brasil, y que incluso le hacen de acreedores al FMI. Con ello, la composición directriz del FMI cambia y éste deja de ser un organismo propiamente norteamericano. En consecuencia, el dominio financiero es perdido y los Estados Unidos tienen que pasar al dominio militar en crudo. En ese sentido, el Bloque declinante va hacia la superguerra y ésta es una determinación que tiene.

Por nuestra parte hemos finalizado. Si queréis añadir alguna cosa más…

Dr. M.S: Agradeceros todo lo que estáis haciendo. Y esperar que la lucha del pueblo sirio vaya a mejor.

T. S.: Agradeceros todo lo que estáis haciendo. La lucha es una. El proletariado es una clase internacional. La premisa del internacionalismo nos lleva a considerar la lucha de la nación oprimida y de la nación agredida no como una cuestión nacional, sino como una cuestión internacional del proletariado. Así estamos obedeciendo y correspondiendo a la altura de nuestras necesidades históricas de clase, de nuestro compromiso y de nuestra obligación de Principio de clase con el proletariado agredido y con la nación agredida. Afirmar dicho Principio de clase surtirá efecto, porque aunque la gente no se dé cuenta de momento -porque todavía esté muy latente, muy vaporoso...-, cada vez se hará más explícito y más patente que el curso de la historia, entre lo que Rosa de Luxemburgo llamaba “o guerra o revolución”, se está jugando en Siria en estos momentos. O Revolución de los países, las naciones y los Pueblos oprimidos por salir del prisma estadounidense y despegarse de su órbita, o iremos a la Guerra Mundial Imperialista si no tumbamos antes al Hegemonismo. Tumbar el Hegemonismo o éste llevará a la Humanidad a una catástrofe definitiva. Muchas gracias por todo. Saludos.
 Fuente: Pravda